Asuntos propios

Algún día alguien hará una ley que regule los carteles de los cuartos de baño. En las estaciones de trenes de mi infancia se leía “urinarios” que era una palabra casi onomatopéyica pero que se entendía en un “pis-pas”. Pero luego llegó el diseño y la jorobamos.

Atentos al letrero captado en un hotel de La Carolina, en Jaén.

iphone-001.JPG ¿Hay otra manera más cursi para definir la entrada al wc de hombres?, por lógica en el de mujeres ponía “Eva”. Se supone que en el paraíso Adán y Eva iban en pelota picada porque no tenían vergÌenza de sus cuerpos, y lejos de darse a la lujuria tenían que practicar una monogamia obligada puesto que no existía la competencia del libre mercado.

Pero dejando a un lado la cuestión teológica, (apasionante sin duda), ¿Adán tenía un mingitorio para él sólo?, ¿Eva le expulsaba del paraíso porque sufría de agudos ataques de meteorismo?, es posible.

Los carteles, tanto de urinarios como de otro tipo se deben regular para evitar cursilerías inoportunas. Otro asunto es en las puertas dónde dicen: “pallá” o “pacá” y todos tendemos a hacer el movimiento contrario que se describe. Si es para adentro tiramos para afuera, y al revés… hasta que alguien nos dice con voz seráfica: “para afuera”. Ahhhh…

Digo yo que si en las puertas pusieran: “pá dentro” y “pá la calle” se captaría a la primera. Y que si en los baños dijeran: hombres y mujeres bastaría, aunque tampoco sé por qué hay que hacer discriminaciones en función de la bragueta. Y, por supuesto, enviaría a Guantánamo a los que ponen símbolos del tipo un tulipán y una margarita. Porque cuando uno anda metido en apuros y urgencias no está para jardinerías sino para evacuar consultas de manera urgente.

Disculpen si el tema era muy escatológico pero creo que ha llegado la hora de contar la verdad. Y cuando terminen de hacer el comentario hay que lavarse las manos… cuestión que no siempre hacen los que visitan a “Adán”, (yo he presenciado como un tipo que no se las había lavado le quería dar la mano a otro que acababa de entrar en el baño). De ahí debe venir la expresión: “está hecho un Adán”.

Compartir:

7 Respuestas en “Asuntos propios”

  1. victoria dice:

    Todo viene de la tontería de querer dejar de llamar a las cosas por su nombre. Hay cosas en la vida que no es posible decirlas nada más que como se han venido diciendo hasta ahora. Es mucho más complicado cuando se recurre al signo/símbolo de lo masculino y de lo femenino. Uno se para en la puerta y se pregunta qué ….. significa eso. Yo volvería a lo de “Señoras”, “Caballeros” de toda la vida. Lo demás es rizar el rizo…Otro asunto en el que yo ya he tirado la toallla varias veces es cuando te cruzas con alguien en un pasillo estrecho y cuyo titubeo a la hora de pasar por la izquierda o por la derecha desemboca en un tremendo choque frontal. Lo malo es que no siempre chocas con la persona con la que desearías….
    Victoria

  2. Carlos García dice:

    Querido Rafa, qué bonito recuperar voces antiguas. A mí, que soy más de pueblo que las margaritas, me gusta más “retrete”, más contundente. Suena, es cierto -y lo lamento-, un poco ‘guerracivilista’. No sé, a lo mejor estoy aún transtornado por la película “La Vaquilla”.
    Por otro lado, dudo mucho que el pobre Adán anduviese largo de orines. Supuestamente, debía pasar gran parte de su tiempo aventando presas que llevarse al gaznate. Y ya se sabe, correr excita mucho las glándulas sudoríparas y poco la vejiga. Asumo, por tanto, que tampoco tenía alto el PSA ya que carecía de asientos mullidos y vida sedentaria.
    ¿Qué decir de la pérfida Eva? La de la manzanita de los coj…, que nos condenó a currar hasta las trancas por mor del jodido fruto.
    Hala, me voy a dialogar con ROCA, que vienen los anuncios.

  3. laavutarda dice:

    Victoria hace una curiosa aportación: no es lo mismo tropezar que chocar. Lo primero debe ser una actividad divertida y lo segundo una manera de no poder esquivar al contrario/contraria. Es decir que nos hacen falta más tropezones y menos esquivaciones.

    Carlos: espero que después de la publicidad hayas vuelto más descansado. Lo de Eva si quieres lo dejamos para otro post porque tiene tela.

  4. victoria dice:

    Y tanto que da para un post completito….Tenemos mucha tarea por delante las mujeres porque en el inconsciente de los Adanes subyace, a estas alturas del milenio, el esteriotipo de “la de la manzanita de los…”Tiene tela….mucha tela….
    Victoria

  5. Bárbara dice:

    Estuvimos en un restaurante de postín de aquí y el baño estaba tan integrado en la pared que la maître tenía que ir acompañando uno a uno, a cada comensal que se meaba (le faltaba limpiarnos el culete y obligarnos a lavarnos las manos después). Absurdo. Hablando de carteles sin sentido, me he reído mucho con uno que cuenta Strongboli en su blog: http://www.strongboli.blogspot.com
    Saludos

  6. laavutarda dice:

    Bárbara: decía Torrente en la película que las manos había que lavárselas antes porque lo importante era no manchar la colita, y añadía que lavárselas después era tontería.
    Es verdad que hay baños que da pudor siquiera tener una micción imaginaria.
    Una vez estuve tentado de escribir un libro de humor que se iba a llamar: “Guía Miguelín de los Wáteres de España”, y clasificarlos de una a cinco escobillas, en función de la calidad que ofrecían. De hecho fue una sección que tuve en la radio cuando trabajaba con Carlos Herrera, (la gente nos enviaba unos comentarios muy divertidos).

    Victoria: te va a copiar Bibiana Aido y va a hacer una Ley que acabe con la desiguladad en función del urinario. Será una caca de Ley en razón de su aplicación normativa. Sólo nos falta recoger algunas firmas. Aquí ya veo las primeras.

  7. Carlos García dice:

    Ya decía yo de dónde te viene ese ‘regusto’ por lo escatológico. Ha sido citar al inefable Herrera y ‘me vino la luz’.
    Si retomas lo de la Guía Miguelín, guárdame un puesto de cronista. Como ya sabes que viajo algo, podría llenar la ‘Espasa dek Piticlín’ o la ‘Larousse del parrús’ y sus posteriores versiones corregidas y aumentadas.
    Saludos desde el sur de Inglaterra, más conocida como ‘suevo-landia’.

Deja una respuesta

*