La puerta

buenos-aires-2-001.JPG¿Cuántas veces hemos pensado que es mejor quedarse ante una puerta que abrirla y ver lo que hay dentro? Pongamos un ejemplo, fijémonos en esta puerta que pude fotografiar en el barrio de La Boca, en Buenos Aires. (Al pinchar sobre ella se pueden apreciar todos los detalles).

Me atraía la puerta pero no lo que había detrás. No toqué en ella, no agité tiré del timbre de cuerda, no pregunté a nadie del barrio, me fui sin tener una idea aproximada de lo que es esa Fundación, pero su puerta me atrajo porque era una mezcla entre cartel de circo y casa de locos. Con esa imagen colorida me bastó.

En muchas ocasiones hubiera sido mejor haberse quedado ante la puerta de ciertos peligros, ya sean éstos pasionales o urbanos. Quién sabe si al cruzar un barril con agua fría se nos hubiera caido en la cabeza, o si detrás no había nada, o si hubiéramos despertado a un gato porteño.

Partiendo de la base de que todo en esta vida son puertas, la sabiduría es saber a cuál llamar y en qué momento. Y el doble de la sabiduría es saber cuáles debemos dejar para siempre cerradas, aunque sean tan coloridas y fascinantes como ésta.

Ya que el barrio se llama de La Boca, soltémonos de la misma para dar rienda suelta a la expresión de nuestras dudas, ¿Qué puertas han sido mejor no cruzar?

Nota.- Esto ya lo sabía Chicho que al final del “Un, Dos, Tres” ponía a los concursantes, (parejas, atentos al detalle), ante la tesitura de escoger ante unas puertas. ¿Con cuál me quedo?, Un, dos, Tres… responda a este blog otra vez.

Compartir:

19 Respuestas en “La puerta”

  1. victoria dice:

    Muy buena tu mención a un “crack” de la TV. ?L si era un buen profesional.
    Definitivamente, pienso, hay que llamar a todas aquellas puertas a las que en un momento de nuestras vidas, nos atraiga llamar. Seguro, lo inteligente es, una vez visto lo que hay, saber cerrarlas a tiempo, y sin portazo, conscientes de que de allí es mejor salir. Quizá los años nos vayan dando más lecciones y llegue un momento en que el esfuerzo que implica el llamar no garantice el resultado y entonces ni llamemos a ellas…..Pero, hoy por hoy, apuesto por el misterio y excitación previos al instante en que nos las abren….Buen fin de semana a todos!!!!
    Victoria.
    Victoria.

  2. maria dice:

    Me llamarás osada Avutarda, pero yo si la habría atravesado. Es más me llamaron tanto la atención sus colorines que ‘viajé’ al barrio de Boca para saber el porqué. Era una respuesta sencilla, sus habitantes pintaban los conventillos, con pintura que sobraba a los barcos y como casii nunca llegaba para pintarlo todo de un mismo color se convirtió en costumbre acicalar las casas con varios colores. Probablemente ya lo sabrás, más para mi que no creo que visite nunca el famoso barrio de los Boca Juniors. esa pequeña visita me ha dado un ratito de color.
    Puertas que no traspasaría, pocas. No traspasaría la puerta de la droga, la de la delincuencia, ni la de las perversiones.
    la del amor la he traspasado, aunque alguna vez me la hayan cerrrado en las narices.
    La de la política me atraía y afortunadamente no pude traspasarla.
    No se realmente que puertas si, o no, todo depende a veces del momento.

  3. laavutarda dice:

    Un buen periodista la habría atravesado, sin duda, pero un poeta se habría quedado en el misterio, opté por lo segundo. Siempre he creido que hay noticias que es mejor no dar, es verdad que en esos conventillos hay gente muy humilde que trata de vivir no precisamente entre colores alegres sino entre la mugre cotidiana. Lo viví como el contraste de los cementerios mejicanos o guatemaltecos donde lo más alegre es un camposanto. Son unas tumbas tan coloristas que dan ganas de decir, (si no fuera una broma macabra), que son “la chispa de la vida”.

    Victoria, estoy contigo en el homenaje a Chicho, ¡qué talento!, (conservo un portapuros de cuero que me regaló un día porque su mujer le dijo que había hablado bien de él en la radio, ¡un señor!). Los puros los fumé, efectivamente.

    María: si te tentó la política pero no pudiste te ha pasado como a Doña Sofía, esa mujer que sabe de cerca lo que es vivir a “cuerpo de rey”. Es una lástima que no la abrieras, me parece una puerta de dignidad que toda persona debe cruzar alguna vez en su vida, sobre todo por la parte que tiene de compromiso y de ganas de mejorar la sociedad, (sea cuál sea la tendencia política).

    Dicho lo cuál me pongo detrás de la puerta, hoy en Málaga, a ver cómo llueve y a fumar este habano como homenaje a las puertas que nos han dado la vida, y no son pocas puesto que somos producto del azar. Decía Cabrera Infante: “no mata el humo, mata la vida”. Sea. Salud y por vosotros.

  4. victoria dice:

    Está claro que te tira más el sur que el norte. Pero parafraseando, un tanto “por libre” a Serrat , que creo que admiras, “el norte también existe”.
    Gran debate el que has abierto sin, probablemente proponértelo, ¿crees que somos producto del azar?, ¿qué me dices de la teoría del “libre albedrío”?¿ hay que considerar al azar determinante en nuestras vidas? ¿no es cierto que todo lo que ocurre en nuestras vidas constituye una parte del mapa final de cada uno?
    Avutarda: el humo…..mata, por más poetas que queramos ser.
    Victoria.

  5. laavutarda dice:

    Mata respirar porque cada vez que lo hacemos oxidamos nuestro cuerpo, es así.

    Nunca he abierto un debate sin querer, salvo una vez que me pillé dos dedos con la puerta del coche y abrí el debate en urgencias, (no quería, te lo juro). Salvo en esa ocasión creo que en todo lo demás hay un azar que nos lleva, de manera irremediable. Me remito a ese gran libro de Pino Aprile “Teoría del Error”, donde se dice que somos el producto de muchas equivocaciones, partiendo de un espermatozoide que se coló en las redes de un óvulo que andaba tan tranquilo… mientras que millones como él se quedaron en el camino de la felicidad, o del gustito.

    Soy del sur, aquí está mi norte.

  6. Coletta dice:

    Me gusta abrir puertas y me cuesta poco hacerlo, no lo pienso, voy de cabeza ¿Valiente? ¿Incosnciente? Quizás sean sinónimos o terminos que de alguna manera se solapan. Lo que me cuesta es cerrarlas…¿cobarde? ¿paciente? Gilipollas, sin duda. Para mi es de las cosas más difíciles, dar portazo a tiempo…incluso cuando lo ves venir, cuando sabes que hay que dar carpetazo y que es el único final posible o deseable …¿A eso se aprende?

  7. laavutarda dice:

    Coletta: si ves una puerta y sin pensarlo “vas de cabeza”, ¡no lo dudes!: eres una llave.
    Las llaves duran mucho, se heredan, y todo el mundo las pierde alguna vez a la semana. Entonces es cuando aparece el vecino y hace la coña mientras tú esperas en el rellano y miras en el trasfondo de los bolsillos.

    Dar carpetazos, a lo bruto, no ha funcionado nunca. Es más, las cosas que se acaban de golpe regresan de porrazo, es el efecto rebote de bisagras y sentimientos.

  8. Carlos García dice:

    Yo conozco esa puerta de colores, de Caminito, de Boca, cerca del templo de Dios (Maradona en argentino), la Bombonera, océano y gualda, futbolera -canchera-, parrillera, espetera, pampera…
    Esa otra puerta la abrió Diego Armando, pasó la raya. El más grande, pelotero; el más necio, abriendo su “Boca”.
    Compartimos con él, Rafa, la pasión balompédica y el Hoyo de Monterrey.

  9. maria dice:

    Ahora que mencionan a Chicho, hace algunos añitos yo estaba totalmente fascinada por él, sus “Historias para no dormir”, su preciosa voz y su estilo me tenían completamente enajenada.
    Que raro abrir la puerta de la memoria, se me hace tan difícil de creer. Las personas que habrías dado todo por conocer y que se te han desdibujado poco a poco, sin darte apenas cuenta.
    Todo mata, pero los acelerantes los conocemos de sobra Avutarda, no vale que te disfraces de avestruz, pero ya eres mayorcito para saber lo que te conviene…

  10. laavutarda dice:

    Carlos, en lo del Hoyo de Monterrey completametne de acuerdo pero entre mis pasiones no está, ni de lejos, el fútbol, un deporte que me parece un coñazo soberano y más si acudes al campo donde suele hacer frío y los gañanes se “desgañitan”. Fútbol no, gracias.
    En todo caso habría que ser de un equipo como el Atlético de Madrid que simboliza el morro que le echa el pobre para jugar en campo del rico.

    María: prefiero morir “habano armada” que por culpa de un hijodeputa de los que te hacen la vida imposible con sus miserias. Te agradezco tus esfuerzos por salvar mi alma pero ya no tiene remedio, arderá junto a una hoja de Partagás.

  11. maria dice:

    Espero que no sea el caso, te deseo una larga vida y buena salud. No me gusta el tabaco y dejé de fumar por motivos de salud. No me gusta darle la vara a nadie con el tema. Dos de mis hijas, tiene ese ‘vicio’ y no lo hablamos casi nunca
    Otro motivo más para que me caigas bien, es el de que no te guste el ‘Football’, soy de las que sólo ve los partidos internacionales en los que España compite con otros países, pero únicamente por solidaridad nacional.

  12. laavutarda dice:

    Aggg, ¡la selección española de fútbol!, no me gusta nada el aquelarre pelotero nacionalista, ni cuando hacen chunda-chunda, ni cuando el comentarista dice eurófico: “¡ataca España!”. Hago exclusión de Jose ?ngel de la Casa que Žnarraba los partidos estupendamente, (memorable el 11-1 a Malta… que yo nunca vi pero cuyos goles repetidos guardo en la memoria).
    No me gusta el fúbol porque los chulos del patio eran los que jugaban bien y yo nunca he dado una patada a derechas, (dicho con toda intención).

    No debo ser un fumador compulsivo puesto que jamás he fumado cigarros, sólo le pego al habano y quizá una vez al día, salvo que no tenga tiempo porque lleva su ritual. Tampoco pretendo llegar a longevo, no me gustaría ser al abuelito Cebolleta. Algún día habrá que abrir la puerta oscura y luego dejarse llevar por la eternidad, aunque me llevaré una manta porque me han dicho que en el más allá hace un frío de la leche.

  13. Carlos García dice:

    Siento corregirle, pájaro incorregible, pero el resultado fué 12-1. Qué noche, aquella del 84 en el Villamarín.
    Reconozco que me habías engañado con el fútbol, mas siendo colchonero puedo comprenderlo. Ver un buen partido del Atleti es como ser mozo de espadas de Curro Romero. Rara avis.
    En cuanto a morir “habano armada”, uno de mis días más felices fué ‘platicando’ con Alejandro Robaina, fumando uno de sus ‘famosos’ en el Hotel Finisterre de La Coruña. ¡Qué sabiduría… de la vida y de la veguería!
    Creo que voy a hacer como J.F. Kennedy. Hacer acopio de bonches por si el Comandante la palma.

  14. laavutarda dice:

    Querido Carlos: creo que en mi página está la entrevista que le hice a Robaina para la contra de El Mundo… ¡qué personaje!, le pregunté si en lugar de con pasaporte le bastaba viajar con la vitola.
    Tiene el mapa del campo de Pinar del Río en su cara, y la edad de Matusalén, quizá dos meses mayor.

  15. Carlos García dice:

    A estas alturas, debe andar por los 89-90 tacos. Sólo lamento no haber estado en sus vegas de Pinar del Río, con diez privilegiados más, compartiendo mesa y mantel con él y con Sting (The Police), en un viaje organizado por el club Pasión Habanos.

  16. Bárbara dice:

    Llego casi con la persiana a medio echar. Me ha gustado eso de que un periodista curzaría, un poeta permanecería en el misterio. Pero entre atravesar una puerta y no llegar siquiera a abrirla, hay una tercera opción: abrir y mirar desde el umbral. Yo creo que el escritor, el poeta, más bien haría eso. La poesía se me antoja como un misterio y una revelación a la vez, como poner puertas y abrirlas.
    Pero vamos que sin duda, la puerta que más me gustaría abrir es la de la cámara acorazada de alguno de nuestros grandes bancos, aunque me canten lo de campana y se acabó!

  17. laavutarda dice:

    Bárbara, has hecho lo más dificil, compaginar el trabajo de un poeta con el de El Dioni. Tiene su mérito.

    Discutiría contigo si la poesía es atravesar o mirar desde el otro lado, creo que es esto último puesto que si atraviesas dejas de ser poeta para convertirte en un testigo. Piensa que si el principal testigo de un juicio fuera un poeta el tribunal se acabaría autoinculpando de cualquier cosa. No hay simetría ni exactitud en la poesía sino un desorden que excede de lo métrico, (y de lo Homérico).

    Carlos… perdona pero el día en el que estuve en casa de Robaina éramos más de diez, quizá doce.

  18. victoria dice:

    ¡Pues si que ha dado de sí este post!. ¡Enhorabuena por tu acierto Rafael!
    ¿Por qué dices que no te gustaría ser longevo?, no veas el encanto que muchos de ellos tienen…. ¡Qué pena! No sabes la cantidad de puros que te quedarían por fumar! y las páginas por escribir…
    No seas agorero y sé longevo para que todos nosotros podamos disfrutar leyéndote y participando en tu blog….
    ¿No serás de los que piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor?
    Victoria.

  19. laavutarda dice:

    Gracias a vosotros porque lo habéis enriquecido con acertados comentarios. Esto del blog es mucho más vivo que una columna de periódico, ¡dónde vamos a comparar!

    En cuanto a la longevidad abriré otro debate, si te parece. Lo prometo para esta semana.
    No pienso que todo tiempo pasado fuera mejor, ni de coña, pero tampoco me gustaría llegar a octogenario. Creo que la vida tiene interés mientras la puedas disfrutar. Deseo vivir a tope todos los días pero llegado el momento, y como dijo el torero antes de ser desconectado: “ni cables, ni enchufes”, (este comentario es real, ocurrió en el Hospital de La Paz hace unos diez años, lamento no recordar el nombre del torero que estaba en la UVI).

Deja una respuesta

*