La E

Por unas prisas cometí un fallo tipográfico y por ese fallo transformé una palabra. Pero como no soy académico, (porque todavía no tengo aspecto de sillón), lo que hice fue cometer una errata. Pero me había comido, precisamente, la letra “E” así que cometí una “rata”, y las ratas me dan mucho asco ya sean ortográficas o de alcantarilla.

Una vez, Enrique Jardiel Poncela, se peleó con su editor y le envió cinco cuentos en los que escribía sin una de las vocales, sin la a, la e, la i, la o, y la u. Lo hizo para demostrarle no sé qué, pero se lo demostró.

Yo me pregunto qué sería de nosotros sin una de las vocales. Ya sé que Aznar se las traga todas y que Zapatero es más de consonantes, sobre todo de las palabras acabadas en zeta y en de. Sin vocales no habría tampoco “vocales del Poder Judicial”. Pero el que tiene boca se vocaliza y por el camino se le pierden unas cuantas vocales porque las tripas de la ortografía también sienten hambre.

Sin “E” seríamos Spaña, aspirada y enfática. Spanto, spera, sperma. ¡Qué stupido es esto que scribo!, y mucho peor sería ser un xcremento.

No sé si me faltan vocales o me faltan ideas. Sé que un rico llamado Madoff les ha guindado la cartera a otros ricos. De entrada me saldría un “que se jodan”, pero igual no es muy correcto. Estamos ante la puerta de la Navidad, (cuestión que me afecta poco porque soy ateo), pero me da cosa alegrarme del mal ajeno, o añejo.

Madoff les ha quitado las palabras y los recursos, Y todo con su cara de chico bueno. Bien pensando prefiero mejor a la gente que me roba vocales y consonantes, quizá me cueste más entenderlos pero no son unos chorizos sin fronteras. Dicho lo cuál habrá que ir pensando una ONG de ayuda para los ricos. Pobres, y aún tan ricos.

Compartir:

8 Respuestas en “La E”

  1. Nacho Artero dice:

    Supongo que sobre mis manifestaciones todo el mundo podrá decir:claro,una vez que ha pasado,que se ha visto el fraude….
    La cuestión es:¿Porque se confia en algo a alguien que ofrece por un producto una rentabilidad muy superior a lo normal?.Esto lo hago extensivo a otros casos-creo que más dramáticos-como Fórum Filatélico….
    Acepto que me califiqueis de listillo aunque yo creo que es una cuestión de desconfianza-y no suelo serlo-.Es como esa publicidad que te llega a casa anunciando que por sorteo ante notario te ha tocado un coche y tal….

  2. Bárbara dice:

    También podríamos repescar a Lobatón y hacer un programa de quién sabe dónde… fue a parar esa letra? la “s” de Bono que mutó en “j”, las todas consonantes finales de Solbes que se evaporan en su boca, anestesiadas, la “r” de Juancar, la “s” de trapo de Rajoy. Una mezcla de quién sabe dónde, y Cifras y Letras. Algo ameno, para todos los públicos.
    Cuidado con las ues que son las letras del miedo.

  3. laavutarda dice:

    Nacho: no puedo estar más de acuerdo contigo. Recuerdo que cuando Conde estafó el banco entonces mucha gente, no te puedes imaginar cuántos, dijeron que ¡vaya por Dios!, pero esos mismos son los que no le hacían caso a los informes de riesgos del Banco de España.
    Somos un pais de listillos, pero es que ahora nos damos cuenta de que El Dioni también está en Wall Street. Mundo perro.

    Bárbara: es verdad, todo por una letra. Pero el orden del abecedario es el que impone la dictadura de la gramática. De vez en cuando aparece un político revolucionario y llena de consonantes la tribuna de oradores.
    A mí una vez se me perdió una letra y el médico me dijo que me la había tragado al soñar, luego apareció al ir al baño, se cayó tripas abajo.
    Lo que dices de la “u” también lo dice mi amigo Bruno.

  4. victoria dice:

    En mi pueblo hay un refrán muy sabio que dice que “un tonto jode a un pueblo” , es verdad, en la historia hay algunos ejemplos que avalarían el dicho. Sin embargo mucho más peligro que el tonto tiene el listo/listillo que porque sólo tiene un poco más de dinero que el resto se cree el amo del mundo y se le pone como ejemplo a seguir en la sociedad. Todos son responsables de la estafa uno, por pasarse de “listillo” y los otros por aspirar a serlo.
    Victoria.

  5. laavutarda dice:

    Victoria: somos así, todo el mundo se cree más listo que su vecino y por lo tanto puede estafarle. Así es la solidaridad, tanto en Camerún como en Washington. Lo único que cambian son las formas pero la delincuencia es el oficio más antiguo del mundo, mucho más que el “otro”, (ese “otro” es sólo una parte de la delincuencia).

  6. victoria dice:

    ¡Madre mía Rafa! Estoy por tirarme por el acantilado….¿Piensas que es posible una tercera vía de convivencia entre las personas o estamos abocados a la desesperación del “sálvese quien pueda” o el “tú más?
    Necesito una señal….
    Victoria.

  7. laavutarda dice:

    Victoria: de momento la señal que necesitas la tienes delante, nos la pasan todos los días en forma de índice de la Bolsa. Es la señal perversa de un camino equivocado pero no hay otro, de momento.
    Efectivamente todo cambia, hasta el Imperio Romano desapareció, así que es cuestión de encontrar una tercera vía, o ella nos buscará a nosotros. Por lo que a mí respecta no les tengo ninguna consideración, ni confianza, a los especuladores. Fíjate que sólo les interesamos cuando van mal las cosas, pero cuando había beneficios sólo fueron para ellos.
    Perversidad más que perversión del sistema.

  8. maria dice:

    Creo que ya una vez y con diferente motivo comenté, que el ser humano ha sido y será siempre así. El consabido “el hombre es un lobo para el hombre” que yo leí a H.Hesse, pero que lo decía Plauto hace una porrada de años y que a lo largo de los tiempos han utilizado muchos otros ilustres escritores. El saberlo no me ha hecho perder del todo mi ‘fe’ en las personas, aunque si me ha predispuesto a la cautela.
    Ten esperanza Victoria, después de la lluvia siempre sale el arco iris, sólo hay que tomarse el tiempo justo para elevar la mirada. No siempre en los tiempos malos se es menos feliz.
    Yo no soy del todo atea avutarda, se que ese Dios que nos han dicho no existe, pero aún confío en el Cristo interior que todos debemos tener y a veces tenido alguna agradable sorpresa.
    Algo bueno es no alegrarse nunca del mal ajeno y mirarnos más la joroba.
    Lo de ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el nuestro, es algo tan habitual, que lo practicamos ya sin sonrojarnos.
    Esto último viene a cuento de las tertulias televisivas, sin ánimo de incordiar.

Deja una respuesta

*