Obama y yo

Zapatero está muy contento con Obama, tanto que se ha puesto cursi y poco más ha dicho que Obama gobierna en coalición con el PSOE. Nuestro presidente es pasional infantil pero cada uno tiene sus recursos.

Obama es la vitamina OB, aquello que se necesita para regenerar los cuerpos en mal estado, y en peor Estado. Esa vitamima es la que tiene que generar el mecanismo de la ilusión colectiva. ?l lo sabe y Michelle también, por eso bailaron pegados después de un día agotador.

Obama y yo somos del mismo mes, igual año. Pero yo nunca habría sido capaz de generar un sueño, tan sólo los ronco para dolor de mis vecinos.

Ahora tiene que cerrar Guantánamo que es la vergÌenza de la Justicia universal, pasar el trapo por encima de la mesa de Bush, hacerse con las claves del maletin nuclera y amar a Michelle sin que el Estado le reste ganas de bailar con ella. Mientras bailen juntos el mundo estará tranquilo.

Me gusta que los niños hayan vuelto a la Casa Blanca, me gusta que dos personas guapas sean la cara del país más poderoso del mundo. A partir de ahí todo está abierto.

Lo vamos a ver y a vivir juntos

¿Bailas?, ¿aunque sea el último baile que nos quede antes del silencio de la recesión? Yo sí, encantado, mi nombre es Rafael.

Compartir:

5 Respuestas en “Obama y yo”

  1. Carlos García dice:

    Bailar pegados es bailarrrr… cantaba Sergio Dalma.
    Un gallego, creyendo ser el Papa mayestático, inquirió a una moza en verbena -que no verbenera-: “¿Quereis vos bailar con nos?”. A lo que élla repuso: “¿Y luego, cuántos sois?”.
    También era un iluso, vamos, un optimista antropológico “bambi-style”.
    Veremos cómo vigoriza la vitamina OB. Porque Zapatero no tiene la ídem ZP. Si al menos fuera antibiótico…

  2. Pues, yo no sé muy bien, pero con el zote perverso acunándonos con una vieja melodía de la redescubierta Areta Franklin, no me arriendo la ganancia.

    De momento, lo dejamos en ??Obama y tú??… prefiero esperarme al próximo tren, aunque sea bailando.

  3. victoria dice:

    Claro que bailo contigo…Y tanto.Espero no pisarte llevada por la emoción del momento…..Lo absolutamente cierto es que no tenemos otra opción, debemos creer que con él nos volverá la esperanza en el ser humano que nunca debimos perder. Obama ahora cuenta con una enorme “caja de herramientas” y un gran equipo humano para dar un buen golpe de timón en lo político que tendrá sus efectos en la construcción de otra ideología en lo social. La gran mayoría lo vemos capaz de ello, no voy a decir que recemos, porque la mayoría somos ateos/laicos o escépticos, pero lo que si hacemos es apostar con todas nuestras energías y fuerza para que eso pueda llegar a producirse.
    Victoria.

  4. maria dice:

    Obama nombre muy parecido a Osama, no tiene la llave. No la tiene nadie, pero si la podríamos tener todos. El poder de ilusionar si lo tiene, mas no comvence a los ultraconservadores americanos, que ya le han llamado nazi y fascista. Esperemos que los ilusionados y los solidarios sean más.
    La propuesta de reductir salario y rebajar jornadas laborales para que no hayan tantos despidos, es realmente buena ¿Quién estaría dispuesto a secundarla por estos lares?
    Me encantaría bailar, pero tendrá que ser suelto, no ha habido nadie capaz de hacerme seguir sus pasos , en el baile of course.
    Victoria hasta los más ateos invocan a Dios, es nuestro secreto deseo de que exista alguien capaz de haber creado el más allá, que la lógica nos hace pensar que no existe

  5. laavutarda dice:

    Carlos: no tengo ni idea de medicina pero las vitaminas deben ser todo lo contrario a los antibióticos, (espera que se lo consulto a mi farmacéutico).

    Muy Señores Míos: en la estación de Algecias, hace muchos años, había un moro bastante loco que bailaba solo. Es ahora cuando te leo y me haces caer en la cuenta de que no estaba loco del todo sino que no había llegado su tren. Genial. Gracias.

    Victoria: gracias por aceptar la invitación pero te aclaro que no sé bailar, el cuerpo no me da para meneíllos armónicos y el sentido del pudor me come los pies antes de ponerlos en el suelo. Soy un soso, tal cuál. Pero me gusta ver cómo bailan dos que se quieren, quizá porque pocas veces he tenido la oportunidad de que me sacara la chica que me gustaba, y cuando lo hizo no supe estar a la altura. La culpa de todo la tiene la música.

    María: yo prefiero que no haya Dios porque en ese caso me iba a escuchar el muy cabrón. Le tendría que decir cuatro o cinco cosas, también acerca de esa tendencia neocom de dejarlo todo en manos de las empresas hasta que la muerte nos separe. Cerca de un millón de familias en España tiene a todos sus miembros en paro, eso sí que es una tragedia para la cuál no hay receta, ni del PSOE, pero tampoco del PP.
    Y, perfecto, bailaremos sueltos. Siempre. Cuando tu quieras.

Deja una respuesta

*