Entradas etiquetadas como ‘entrevista’


?Gallardón y yo tenemos el mismo peluquero?

marzo 26th, 2007 - Sin categoría - Sin comentarios

Por: RAFAEL MARTÍNEZ-SIMANCAS

Orígenes: Píñar (Granada), 1934.
Currículo: su primera entrevista la hizo a Consuelo Portela ?La Chelito? en el baño vestido de soldado, (el que hacía la mili era él, la del aseo ella). La artista le dio un sobre con dinero y él lo devolvió, ?a veces me pregunto por qué lo hice?.
Pionero de TVE formó mítica pareja con Yale. Fue el primero en entrevistar a Rodríguez de la Fuente, a Marisol y el valedor de Pilar Miró. En ABC fue jefe de reporteros, ?recuerdo que un chico joven que acaba de llegar me regaló un libro de Tom Wolf, era Pedro J. Ramírez?. También fue redactor jefe de la revista ?Hola?.
Aficiones: ?el buen aceite de oliva del sur y la cerámica popular?.
Debilidades: ?soy un disecador de buenas frases?.
Virtudes: ?soy un fugitivo al que no le gusta la gente?.
Defectos: ?no tengo toda la cultura necesaria, tengo la cultura de la sangre?.
———————————————————————————–

Tico le acaba de hacer la biografía a Ortega Cano, ?Traje de luces, traje de cruces? (Editorial La Esfera), y está ultimando su propia biografía que llevará un título muy sonoro.
Con Ortega ha pasado largos meses de amistad, charla y grabadora. El resultado es un traje literario como en su día le cortó a Lola Flores, El Cordobés y Julio Iglesias. ?Tengo casi tantas cornadas como tiene Ortega Cano en su cuerpo?.
PREGUNTA.- ¿Quién ha toreado a quién?
RESPUESTA.- Los dos, es un mano a mano en el que he interpretado sus silencios. Ortega Cano es persona de duende y ha callado cosas que me hubiera gustado contar.
P.- ¿Ortega Cano es un gran ?callao??
R.- Yo he cuidado que si él ha tenido veinticinco cornadas, (veintiséis la de Rocío), el libro no fuera la cornada veintisiete.
P.- ¿Estará contento con el resultado?
R.- Creo que hay cosas que no le han gustado, por ejemplo que dijera que bebíamos vino, (era una forma de sacar de él información).
P.- ¿El vino ayuda a la biografías?
R.- En una taberna de Granada escuché: ?¡póngame vino hasta que ocurra una desgracia!?. Cantaba Camarón que es inútil ahogar las penas en vino porque las penas saben nadar.
P.- ¿Ortega busca la tragedia?
R.- Él habla mucho del sino que es el toro, no es un trágico pero sabe que más ?cornás? da el hombre.
P.- ¿Es verdad que habla con Rocío Jurado?
R.- ¡Y quién no habla con los seres que quiere!, la gente le recuerda a Rocío a todas horas; ella fue una leyenda.
P.- ¿Haría la biografía de Zapatero?
R.- ¡También!, todo el mundo tiene un libro aunque Ray Loriga dice que los biógrafos terminan odiando a sus biografiados.
P.- ¿Qué diría Lola si viera la televisión?
R.- Se echaría a la calle con un cuchillo entre los dientes. Si viviera Lola Flores no dirían las cosas de ella que dicen, ahora los muertos venden más que los vivos.
P.- ¿Se reconoce en la tele del corazón?
R.- No y eso que me han invitado ofreciendo mucha pasta; no voy porque hablaría bien de mis personajes. Pero conste que me gusta ?el tomate?, lo veo todos los días.
P.- ¿Le pone el personaje de Esperanza Aguirre?
R.- Me gusta. Esperanza Aguirre es lo que dije de Indira Gandhi: ?una mujer de hierro vestida con un sari de seda?.
P.- ¿Y el alcalde Ruiz-Gallardón?
R.- Gallardón y yo tenemos el mismo peluquero, allí está su foto y la mía, (ni el peluquero me dice nada de él y espero que tampoco le cuente nada de mí).
P.- ¿Desparecerán los toros bravos?
R.- Nunca, nunca. Forman parte de la masa de la sangre de la gente. Se pueden convertir en algo clandestino.
P.- ¿Le gusta presenciar una corrida?
R.- Soy compadre de Curro y de El Cordobés pero no soporto una corrida entera. Me gusta hasta que hacen el paseíllo.
P.- ¿Quién ha sido el más grande?
R.- Sin duda que Belmonte, tengo una foto con él, Jaime Ostos y Rafael ?El Gallo? en la calle Sierpes de Sevilla.
P.- ¿Le queda algún pregón por dar?
R.- He dado el pregón de todos los aceites, de todos los jamones, de todos los vinos y de todas las vírgenes.
P.- ¿Lo mejor es pregonar el jamón?
R.- Siempre, porque me suelen pagar en género. Lo bueno del pregón es que una oración con el pueblo.
P.- ¿Cuánto hay de personaje en Tico?
R.- ¡Eso es, es verdad!, me paran pero con mucho cariño, lo noto.
P.- ¿Hubiera sido político?
R.- Pues he tenido proposiciones deshonestas y recientes porque conozco el camino de la gente.
P.- ¿Entrevistaría a Ben Laden?
R.- Me parece un personaje interesante. Ben Laden es un cabrón interesante.
P.- ¿Qué personaje salvaría de los que ha conocido?
R.- Me han interesado los personajes que aparentemente tenían menos que decir. Me hubiera gustado conocer a ?Manolete?.
P.- ¿Le falta ese libro en su biografía?
R.- Lo tengo preparado, lo va a publicar Manuel Pimentel se llamará ?como un cuchillo, como una bala?. Manolete no era triste sino serio.
P.- ¿Los reporteros y las marquesas no tienen edad?
R.- Mientras que haya capacidad para contar una historia hay que estar de pie.
P.- ¿Cómo se llamarán sus memorias?
R.- ?Oro, incienso y mierda?. La mierda además da suerte y en el teatro se la desean. Cuando a García Márquez le dicen que ha sido Nobel exclamó ?¡mierda!?.
P.- ¿Haría un libro a medias con Jaime Peñafiel?
R.- Lo haría con mucho gusto, Jaime Peñafiel es muy bueno en lo suyo.
P.- ¿Cómo le defino a usted?
R.- Pon que soy un perdedor que usa trajes de ganador.

Compartir:


‘Voy al mismo peluquero que Gallardón’

marzo 26th, 2007 - Sin categoría - Sin comentarios

Por: RAFAEL MARTÍNEZ-SIMANCAS

RETRATO
Origen. Piñar (Granada), 1934. Currículo. Su primera entrevista se la hizo a Consuelo Portela, Chelito, en el baño y vestido de soldado. La artista le dio un sobre con dinero y él lo devolvió, «me pregunto por qué lo hice». Pionero de TVE. Fue el primero en entrevistar a Rodríguez de la Fuente y a Marisol. En Abc, fue jefe de reporteros: «Un chico joven que acababa de llegar me regaló un libro de Tom Wolf, era Pedro J. Ramírez». También fue redactor jefe de Hola. Aficiones. «El aceite de oliva y la cerámica». Debilidades. «Soy disecador de buenas frases». Virtudes. «Soy un fugitivo al que le gusta la gente». Defectos. «No tengo toda la cultura necesaria, tengo la cultura de la sangre».

————————————————————————————-

Tico le acaba de hacer la biografía a Ortega Cano, Traje de luces, traje de cruces (La Esfera de los Libros), y está ultimando su propia biografía que llevará un título muy sonoro. Con Ortega ha pasado largos meses de amistad, charla y grabadora. El resultado es un traje literario como en su día le cortó a Lola Flores, El Cordobés y Julio Iglesias. «Tengo casi tantas cornadas como tiene Ortega Cano en su cuerpo».

Pregunta.- ¿Quién ha toreado a quién?

Respuesta.- Los dos, es un mano a mano en el que he interpretado sus silencios. Ortega Cano es persona de duende y ha callado cosas que me hubiera gustado contar.

P.- ¿Ortega Cano es un gran callao?

R.- Yo he cuidado que si él ha tenido 25 cornadas, (veintiséis la de Rocío), el libro no fuera la cornada veintisiete.

P.- ¿Estará contento con el resultado?

R.- Creo que hay cosas que no le han gustado, por ejemplo que dijera que bebíamos vino, (era una forma de sacar de él información).

P.- ¿El vino ayuda a la biografías?

R.- En una taberna de Granada escuché: «¡Póngame vino hasta que ocurra una desgracia!». Cantaba Camarón que es inútil ahogar las penas en vino porque las penas saben nadar.

P.- ¿Ortega busca la tragedia?

R.- Él habla mucho del sino que es el toro, no es un trágico pero sabe que más cornás da el hombre.

P.- ¿Es verdad que habla con Rocío Jurado?

R.- ¡Y quién no habla con los seres que quiere!, la gente le recuerda a Rocío a todas horas; ella fue una leyenda.

P.- ¿Haría la biografía de Zapatero?

R.- ¡También!, todo el mundo tiene un libro aunque Ray Loriga dice que los biógrafos terminan odiando a sus biografiados.

P.- ¿Qué diría Lola si viera la televisión?

R.- Se echaría a la calle con un cuchillo entre los dientes. Si viviera Lola Flores, no dirían las cosas de ella que dicen, ahora los muertos venden más que los vivos.

P.- ¿Se reconoce en la tele del corazón?

R.- No y eso que me han invitado ofreciendo mucha pasta; no voy porque hablaría bien de mis personajes. Pero que conste que me gusta el tomate, lo veo todos los días.

P.- ¿Le pone el personaje de Esperanza Aguirre?

R.- Me gusta. Esperanza Aguirre es lo quedije de Indira Gandhi: «una mujer de hierro vestida con un sari de seda».

P.- ¿Y el alcalde Ruiz-Gallardón?

R.- Ruiz-Gallardón y yo tenemos el mismo peluquero, allí está su foto y la mía, (ni el peluquero me dice nada de él y espero que tampoco le cuente nada de mí).

P.- ¿Desaparecerán los toros bravos?

R.- Nunca, nunca. Forman parte de la masa de la sangre de la gente. Se pueden convertir en algo clandestino.

P.- ¿Le gusta presenciar una corrida?

R.- Soy compadre de Curro y de El Cordobés pero no soporto una corrida entera. Me gusta hasta que hacen el paseíllo.

P.- ¿Quién ha sido el más grande?

R.- Sin duda que Belmonte, tengo una foto con él, Jaime Ostos y Rafael, El Gallo, en la calle Sierpes de Sevilla.

P.- ¿Le queda algún pregón por dar?

R.- He dado el pregón de todos los aceites, de todos los jamones, de todos los vinos y de todas las vírgenes.

P.- ¿Lo mejor es pregonar el jamón?

R.- Siempre, porque me suelen pagar en género. Lo bueno del pregón es que es una oración con el pueblo.

P.- ¿Cuánto hay de personaje en Tico?

R.- ¡Eso es, es verdad!, me paran pero con mucho cariño, lo noto.

P.- ¿Hubiera sido político?

R.- Pues he tenido proposiciones deshonestas y recientes porque conozco el camino de la gente.

P.- ¿Entrevistaría a Bin Laden?

R.- Me parece un personaje interesante. Bin Laden es un cabrón interesante.

P.- ¿Qué personaje salvaría de los que ha conocido?

R.- Me han interesado los personajes que aparentemente tenían menos que decir. Me hubiera gustado conocer a Manolete.

P.- ¿Le falta ese libro en su biografía?

R.- Lo tengo preparado, lo va a publicar Manuel Pimentel se llamará Como un cuchillo, como una bala. Manolete no era triste sino serio.

P.- ¿Los reporteros y las marquesas no tienen edad?

R.- Mientras que haya capacidad para contar una historia hay que estar de pie.

P.- ¿Cómo se llamarán sus memorias?

R.-Oro, incienso y mierda. La mierda, además, da suerte y en el teatro se la desean. Cuando a García Márquez le dicen que ha sido Nobel exclamó «¡mierda!».

P.- ¿Haría un libro a medias con Jaime Peñafiel?

R.- Lo haría con mucho gusto, Jaime Peñafiel es muy bueno en lo suyo.

P.- ¿Cómo le defino a usted?

R.- Pon que soy un perdedor que usa trajes de ganador.

Compartir:


«Mi gallo se llama ‘Paisano’»

marzo 23rd, 2007 - Sin categoría - Sin comentarios

Por: RAFAEL MARTÍNEZ-SIMANCAS

RETRATO
Origen. Los Cerralbos (Toledo), 1950. Currículo. Entró en TVE en prácticas en el verano de 1973. Su primer director fue Manuel Alcántara en Radio Peninsular. Siempre tuvo vocación de periodista deportivo, «pero antes tuve vocación de cantante. Llegué a solista del coro». «Soy periodista porque el padre de un amigo era el conserje del Club Internacional de Prensa y nos metió en esto». Aficiones. «La música, me siento músico frustrado». Debilidades. «Mis hijos, aunque no me han hecho caso y son periodistas». Virtudes. «Constante en los objetivos y serio en mi trabajo». Defectos. «Soy vago y quizá el trabajo me hizo abandonar otras cosas».

———————————————————————————–

Su currículo deportivo es una caja de sorpresas. Además de haber sido portero de tercera división fue internacional juvenil de balonmano. Mañana se cerrará un ciclo en el Bernabéu. Hace 29 años, José Angel de la Casa transmitió su primer partido: Real Madrid contra Argentina, en el 75 aniversario del club blanco. Y su primer partido con la selección, en Cádiz, fue otro España-Dinamarca.

Pregunta.- ¿Seguir a la Selección es ganarse el cielo?

Respuesta.- Alguna recompensa he tenido en la tierra, como el 12-1 a Malta. O la final en la Eurocopa en el 84, en París contra Francia. O el 5-1 a Dinamarca en el Mundial de México.

P.- ¿De todo eso no ha pasado mucho tiempo?

R.- Con la Selección sí. La última oportunidad la tuvimos en el Mundial de Estados Unidos, 4-1 frente a Italia (1994).

P.- ¿La Selección es como el Atlético de Madrid?

R.- Sí, sí. Pero al Atlético le sigue gente muy fiel y la Selección tiene momentos, le cuesta que se crea en ellos.

P.- Aparte de Manolo el del bombo y usted, ¿quién cree en la Selección?

R.- ¡Roberto Gómez!… y Luis Villarejo. Es penoso lo poco que moviliza la Selección.

P.- ¿Por dónde empezamos el cambio?

R.- Lo de Manolo el del bombo tiene mérito pero la imagen del seguidor debe cambiar.

P.- ¿Su estilo nada que ver con el tiqui-taca?

R.- Son los tiempos, mi maestro fue Juan Antonio Fernández Abajo. Yo cambié aquel estilo.

P.- ¿Le parece curioso el estilo Montes?

R.- Me parece curioso, creo que una cadena nueva tiene que optar por otra estrategia.

P.- ¿No dirá mañana tiqui-taca, Michel?

R.- No es mi estilo, pero veo que mi hijo y los de su generación lo hacen de otra manera. Andrés Montes ha sido un acierto para la cadena.

P.- ¿Ir al fútbol es deporte de riesgo?

R.- Al fútbol se puede ir con la familia. Puede haber algunos cafres, yo nunca he sentido miedo.

P.- ¿El fútbol es la sociedad real?

R.- Creo que refleja cómo es la gente, el fútbol está ligado al lugar y al equipo.

P.- ¿Además de narrar deporte, lo practica?

R.- Voy un par de días a la semana al gimnasio, o salgo a correr por la calle. También juego al golf.

P.- Hubo un tiempo en el que vivió del deporte…

R.- Fui portero del Talavera porque pagaban y con eso se vivía mejor de estudiante.

P.- No quisiera faltar: ¿Ha sido cuerpo danone?

R.- (Risas)… En aquella época no existía el bífidus. Éramos más del bocadillo de chorizo.

P.- ¿Qué le queda de la música?

R.- La envidia de la gente que es capaz de componer una canción.

P.- ¿Usted canta… goles?

R.- Sí, de alguna manera se podría decir así.

P.- ¿Tiene calle en su pueblo?

R.- No hay calle de José Angel de la Casa, en mi pueblo no soy una celebridad. Nunca me han propuesto dar el pregón.

P.- ¿Qué tiene un palco de fútbol?

R.- En el palco hay influencia, poder, relación y se abren muchas puertas.

P.- ¿Se ha perdido el capellán de los equipos?

R.- Algunos han perdido la fe y ahora puede haber jugadores de muchas confesiones.

P.- ¿El España-Malta es su culmen narrativo?

R.- Se creó un ambiente especial, entre el minuto 15 y el 35 de la segunda parte se marcaron ocho goles. La gente se fue en el descanso.

P.- ¿El famoso gallo con el gol de Señor?

R.- Fue el último gol, ¿a qué cantante no se le escapa un gallo?

P.- ¿Momento irrepetible?

R.- ¡Y tanto!, luego me pidieron que lo repitiera para un anuncio y fui incapaz: toda una mañana en un estudio.

P.- ¿Y del gallo la afición por las gallinas?

R.- En el pueblo tengo mi huerto y mis gallinas, media docena que da media docena de huevos cada día.

P.- ¿Para huevos ‘de la casa’?

R.- Sí, sí… huevos ‘de la casa’, luego los reparto entre mis amigos y mis hermanas.

P.- ¿Tiene nombre su gallo?

R.- Mi gallo se llama «Paisano», es el que gallea, cada gallo atiende entre ocho y diez gallinas.

P.- ¿Las gallinas le ponen ojitos tiernos?

R.- Cuando las gallinas están cluecas, es lo normal. Eso es muy bonito.

P.- ¿Con Míchel forma una pareja de gol?

R.- Empezamos medio en broma porque estaba lesionado en Estados Unidos, y ya llevamos ocho años juntos.

Compartir:


‘Entiendo más al lobo que a Caperucita’

marzo 16th, 2007 - Sin categoría - Sin comentarios

Por: RAFAEL MARTÍNEZ-SIMANCAS

RETRATO
Origen. Mollet del Vallés, (Barcelona). 1944. Currículo. Le acaban de premiar como Mejor Director por su trabajo en La Cabra o ¿Quién es Sylvia? Comenzó como actor a finales de los 60 con Marsillach y así 40 personajes hasta llegar a la reciente Arte con Flotats. «La gente me recuerda por la serie Policías aunque en realidad televisión es de lo que menos he hecho». En RNE participó en Calle 42, un programa musical que estuvo 13 años en antena. Aficiones. «Pasear por Nueva York. Tengo alma de Brooklyn». Debilidades. «La música de las comedias musicales». Virtudes. «Obsesión por la perfección». Defectos. «Demasiado vehemente. Cuando hablo parece que discuto».
—————————————————————————–

“He cumplido sesenta y cuatro años y sigo siendo una joven promesa, ¡hay que joderse!». Lo dice con su voz de trueno, metro noventa y seis, y cara de Walter Matthau: «Me alegro de que lo digas porque era un actor increíble». Ahora está en el Teatro Bellas Artes para decir que se ha enamorado, ella es una cabra. En su relación hay también sexo, justo lo que no encontraba en casa.

Pregunta.- ¿Todo el mundo está muy solo?

Respuesta.- En la función se reflexiona sobre la soledad del hombre de éxito, un arquitecto conocido.

P.- ¿Por qué se enamora de una cabra?

R.- Porque dice que en sus ojos descubrió la ingenuidad, la pureza y la inocencia.

P.- ¿Amor platónico y también carnal?

R.- El personaje reconoce que se tira a la cabra, pero como consecuencia de estar enamorado, no es un placer exótico.

P.- ¿Todo es un problema de soledad?

R.- ¡Cuántas familias cenan juntas en casa viendo la tele y cada uno está solo y triste en su propia soledad!

P.- ¿El sexo no garantiza la cercanía?

R.- Se supone que es el momento de fusión máxima, pero el sexo también se acaba.

P.- «Cada vez que conozco a más gente, amo más a mi perro»; Groucho.

R.- No estoy de acuerdo, (y no tengo perro). Todavía el ser humano tiene unos valores que lo hacen más atractivo que un animal.

P.- ¿Pero entendería una pasión animal?

R.- ¡Cuántos de los que abrazan a sus perros y gatos no sienten una relación profunda de amor y sexo!

P.- ¿Todos estamos como una cabra?

R.- Ojalá todos estuviéramos como una cabra, ¡bendita locura! Es imprescindible un punto de locura.

P.- ¿La cabra le pone los cuernos?

R.- El personaje dice: «La quiero y ella me quiere», pero no tengo clara la fidelidad de la cabra con Martín.

P.- ¿Con sus cuernos y su talento?

R.- Einstein le dijo a Marilyn: «Tengamos un hijo con tu cuerpo y mi talento», y ella le respondió: «imagina qué horror si sale con talento de Marilyn y cuerpo de Einstein».

P.- ¿Quién no ha amado a un pato?

R.- ¡Cuántos no han llorado por la muerte de su hámster o de su conejo favorito!, (sin buscarle matices freudianos).

P.- ¿Le van a acusar de zoofilia artística?

R.- En la función la zoofilia es sólo un punto de partida. El autor quería hacer una obra para comprobar el nivel de tolerancia del espectador.

P.- ¿Entiende ahora a Caperucita con el lobo?

R.- Entiendo más al lobo que a Caperucita. Caperucita tendría que arrepentirse de no haber aceptado una invitación en el bosque.

P.- ¿Una cabra es una «pareja de leche»?

R.- Claro, además los cuernos están desde un principio. No hay sorpresa nunca.

P.- ¿Cómo reacciona el público de Madrid?

R.- En Madrid el público se ríe menos que en otros sitios, se lo toman más en serio.

P.- ¿Es Madrid una ciudad más solemne?

R.- Quizá sí y vive más a flor de piel una cierta crispación.

P.- ¿A usted le llega hasta el escenario?

R.- Sí, lo noto muchísimo. La gente de Madrid vive una crispación política más que en otras partes.

P.- ¿Trabajar cerca del Congreso es un riesgo?

R.- Será la proximidad… Además vivo en una calle pegada al Congreso. Alrededor del Congreso hay una zona de radiación.

P.- ¿Ustedes también se quejan de las manifestaciones?

R.- A la queja de los comerciantes nos apuntamos nosotros. Tenemos manifestación cada tres semanas, en dos meses hemos tenido cuatro concentraciones en Cibeles.

P.- ¿Eso lo notan en taquilla?

R.- Los sábados por la tarde en los que no hay manifestación se agota la taquilla.

P.- ¿Es partidario de las manifestaciones?

R.- Creo que las que se convocan últimamente entran en una rutina del sinsentido.

P.- ¿De todo esto «la cabra» qué opina?

R.- Pensaría aquello de que el hombre es un lobo para el hombre. En los últimos días leo a políticos que me parecen irracionales.

P.- ¿Catalán y defensor de los toros?

R.- Claro, por un sentido lúdico, me interesa mucho la liturgia del teatro, que es como la de los toros. En las corridas hay Mediterráneo y antigua Grecia.

P.- ¿Entiende a los que las prohíben?

R.- Creo que argumentan defender al animal cuando en realidad las identifican con el franquismo y la España negra. También en Cataluña se identifica a cantante folklórico con franquismo, es una visión distorsionada.

P.- ¿Vienen a verle al teatro porque sale en televisión?

R.- Mentira, ahora no salgo en televisión. Sí es verdad que mi personaje de Policías era de impacto.

P.- ¿Imponía respeto por la calle?

R.- Algunos chicos me gritaban: «¡Policía, policía!», y la gente se asustaba muchísimo.

Compartir:


«Todos somos morbosos»

marzo 15th, 2007 - Sin categoría - Sin comentarios

Por: RAFAEL MARTÍNEZ-SIMANCAS

RETRATO
Origen. Tudela (Navarra), 1972. Currículo. Se hizo herrero profesional con 20 años, antes trabajó en el campo con su padre. «Creo que soy herrero porque desde crío me encantaban las espadas y todo el mundo medieval. Aunque en esa época con mi edad ya estaría muerto». También ha sido guitarra en un grupo punkie, el último El cornudo de Málaga: «A fin de cuentas, la música punk y la forja son lo mismo: ruido». Aficiones. «La música y, desde luego, mi trabajo de herrero». Debilidades. «Cuando puedo dormir 12 horas, hasta que me duele el cuello». Virtudes. «Amigo de mis amigos. Carácter templado». Defectos. «A lo mejor que resulto muy impulsivo y no me callo nada».
————————————————————————————-

De niño soñó con usar la espada y ahora las fabrica, «pero desde que soy herrero profesional me agobia ver una película de guerreros, me apetece desconectar cuando salgo del taller». No en vano, en todas las películas medievales el protagonista es un herrero, pasa en El Zorro o en El reino de los cielos. Esta semana su museo de la tortura estará expuesto en Madrid, en el club Satén.

Pregunta.- ¿Sabe que herrero es un oficio en extinción?

Respuesta.- Es un oficio que te tiene que gustar mucho, igual te pasas toda la mañana dando golpes en la fragua.

P.- Quizá esté mal pagado…

R.- ¡Qué va!, el convenio del metal es de los mejores que hay. Un chaval de herrero gana más que en una fábrica.

P.- ¿Se aprende por correspondencia?

R.- En la herrería se aprende trabajando. Hasta que no coges un martillo no empiezas de verdad.

P.- ¿No hace espadas porque no hay héroes?

R.- ¡Pero hay mucho loco que compra espadas!

P.- ¿Cuántos la hacen a mano como usted?

R.- Estoy quemado con los que van de artesanos y son comerciantes. En Lavapiés hay mucho comerciante que arruina a los artesanos.

P.- ¿Hay intrusismo en su oficio?

R.- Hay gente que se encuentra un fuelle en su buhardilla y dice que su abuelo era artesano. La artesanía no se valora.

P.- ¿Lo suyo es pura vocación?

R.- Me encanta mi oficio, tengo dos hernias en la espalda y sigo trabajando en esto. Tiro a base de acupuntura.

P.- ¿Libera más tensiones que nadie?

R.- Si me mosqueo, me centro en el trabajo y se te disipa todo.

P.- ¿Trabaja con música de fondo?

R.- Ultimamente me gusta escuchar a La Oreja de Van Gogh. Y Beethoven le va muy bien al hierro.

P.- ¿Es un trabajo también intelectual?

R.- Le das muchas vueltas al coco, yo diseño las piezas con papel y lápiz. Estoy más horas dándole vueltas al tarro que con las manos.

P.- ¿Ya no hay caballos para herrar?

R.- Los caballos de deporte llevan herraduras de aluminio. Con los caballos me llevo mal… me dan miedo.

P.- ¿Más miedo que el fuego?

R.- De pequeño mi padre me compró un pony para quitarme el miedo, pero no puedo con ellos.

P.- ¿Lleva por España su museo de tortura?

R.- Son instrumentos de tortura y también reproducción de máquinas que se usaron para aplicar la pena capital.

P.- Eso tiene un punto sado…

R.- Ese rollo no me va… aunque la exposición esté ahora en un club de sado.

P.- ¿Torquemada tenía algo sensual?

R.- (Risas)… Algo tendría Torquemada debajo de la sotana.

P.- ¿Le da mal rollo construirlos?

R.- Con alguno me he tenido que parar, es verdad. Dejarlo un par de días.

P.- ¿Tan perversos eran?

R.- He construido pinzas para sacar la lengua, otro es un quebranta rodillas, un aplasta cabezas, desgarra senos… ya el nombre lo dice todo.

P.- ¿Tecnología para el mal?

R.- Sí, es una pena todo lo que avanzó el mal y lo poco que lo hizo la medicina.

P.- ¿Y hacer un museo del placer?

R.- En confianza, a la gente le va el morbo de la exposición de tortura. Todos somos morbosos, llama más la atención la guillotina que un traje.

P.- ¿Su guillotina corta de verdad?

R.- Mide cuatro metros, la probé con una col pero luego la anulé para que no hubiera accidentes.

P.- ¿Qué tal quedó la col?

R.- Partidita (risas). ¡La col no sufrió!

P.- ¿Cómo reaccionan al ver sus aparatos?

R.- Con el cinturón de seguridad se hacen muchas bromas. Con los desgarra senos se echan la mano al pecho.

P.- ¿Algunos se pueden comprar?

R.- Algunos no me planteo ni venderlos…

P.- ¿Es mejor una buena reja o un seguro de robo?

R.- En mi casa no tengo, me gusta vivir sin rejas. Si hay incendio sin rejas puedes salvar la vida.

P.- ¿Cómo son los cuchillos en su casa?

R.- En casa de herrero… cuchillo de palo, es verdad. El primer cuchillo que le regalé a mi novia era de boj. Una manzana cortada con madera no se oxida.

P.- ¿Cómo es su relación con Madrid?

R.- Me encanta Madrid pero no estoy acostumbrado a los atascos. Para mí son una tortura.

P.- ¿Es usted el Vulcano moderno?

R.- Más bien soy un artesano moderno del siglo XXI.

Compartir:


«Me mola actuar en Madrid»

marzo 12th, 2007 - Sin categoría - Sin comentarios

Por: RAFAEL MARTÍNEZ-SIMANCAS

RETRATO
Origen. Barcelona, 1981. Currículo. Se dio a conocer gracias a Operación Triunfo con 20 años, pero Beth ya había cantado antes «pop-rock catalán y luego pasodobles y chachachá con una orquesta de pueblo». Ha estudiado teatro musical en Barcelona. Allí ha triunfado como protagonista de la obra Por los pelos con un papel de mala-malísima. Éste es su tercer disco My own way home, cantado en inglés, antes publicó Otra realidad y después un directo en el Palau de la Música. Aficiones. «La música, pasear y estar con mis amigos» Debilidades. «Los niños y dormir mucho». Virtudes. «Hago punto y ganchillo, y soy una tía sincera». Defectos. «Tozuda, impuntual y caprichosa».
——————————————————————————————–

Superó Eurovisión, salió indemne de haber ganado Operación Triunfo y ahora canta lo que le apetece. Tiene perra pero ella es un gato, se sienta en el sofá dispuesta y muy sensual. Es un poco piji-hippie, («es cierto aunque no me gustan las etiquetas»). Esta noche actúa en la sala Galileo Galilei. Está nerviosa, hoy no le acompaña su perra, «la pobre comparte conmigo un piso pequeño en el centro».

Pregunta.- ¿Quién sufre más en un minipiso, perro o dueño?

Respuesta.- Para mí es un apartamento estupendo, de 40 metros cuadrados. La perra es que no habla.

P.- ¿Tiene almena, foso y puerta su palacio?

R.- No tiene nada (Risas) es un piso a secas. Es mi rincón, pequeño pero pasaba de estar pagando hipoteca toda mi vida.

P.- ¿Hay vida inteligente después de OT?

R.- ¡Y tanto!, en mi caso antes y después.

P.- ¿Era una vida muy dura?

R.- Fue una experiencia que me marcó mucho. Mi cabeza salió bien, he mantenido a mi gente y a mi familia.

P.- ¿No era un secuestro musical?

R.- No lo veo así, aunque me han dicho: «¿qué hacía una tía como tú en un sitio como ése?».

P.- ¿Pero le fue muy bien?

R.- Sí, sabía donde iba. Me pasaron cosas que quería y otras que no.

P.- ¿Es de la «Generación Bisbal»?

R.- Los dos tenemos la misma edad pero Bisbal está en un mundo aparte. Si es verdad que te meten en saco de triunfito.

P.- ¿Triunfito es término despectivo?

R.- Depende. No me gusta mucho, prefiero que me llamen por mi nombre.

P.- ¿Usted no ha parado de trabajar?

R.- Desde luego que no, pero si no sales en la tele o en los medios no llegas a la gente.

P.- ¿Es persona de carácter tranquilo?

R.- Sí, también visceral. Cuando me cabreo saco mucha rabia.

P.- ¿Qué ocurre en esos momentos?

R.- Vuelan los teléfonos móviles. He roto tres móviles contra el suelo.

P.- ¿Rotos por motivos sentimentales?

R.- Casi siempre sí, nada hay que me haga perder el control de esa forma.

P.- ¿El amor perjudica la salud?

R.- ¡Sí, en algunas cosas sí!, pero también en otras las enriquece.

P.- ¿No hay buen teléfono que aguante un mal amor?

R.- Eso. En mi caso es así, aunque hay gente que lo sabe llevar mejor.

P.- ¿Es persona ajena al sistema?

R.- Primero es la persona y luego el artista. No tengo presente el lado artista durante todo el día.

P.- ¿La fama le agobia un poco?

R.- En su momento no podía salir a la calle. Una vez acabé llorando en la habitación de un hotel diciendo: ¿qué he hecho con mi vida?

P.- ¿Tiene presidente de club de fans?

R.- He tenido tres, el de ahora es un presidente, un chico que se llama Félix.

P.- ¿Qué pasó con los otros dos?

R.- No lo sé, se habrán cansado. El segundo, Quim, ahora es mi colega. Le preguntaba: ¿qué haces siendo el presidente de mi club de fans?

P.- ¿Usted entiende a los fans?

R.- Son muy buena gente pero son fans. No pasa nada, todo el mundo tenemos un lado friqui. Nunca sería de un club de fans.

P.- ¿El fan es la «memoria histérica»?

R.-(Risas) Los míos no son histéricos, tengo con ellos una relación que mola.

P.- ¿No haría dúo con Julio Iglesias?

R.- No, me parece que no y he cantado canciones suyas en la orquesta. Cantaría con Sting o con Sabina.

P.- ¿Fuera de la música dónde la encontraré?

R.- En un bar pequeño de Barcelona al que voy mucho, o en Formentera en la playa.

P.-¿Su pelo es señal de identidad?

R.- Creo que sí. Alguna vez he dicho que me lo iba a cortar pero luego me he rajado.

P.- ¿Mola actuar en Madrid?

R.- Mola actuar en Madrid. Es mi segunda actuación, también en la Galileo.

P.- ¿Diferente que actuar en Barcelona?

R.- Creo que no. Puede que en Barcelona me conozcan más porque participo en TV3 de tertuliana.

P.- ¿Lo suyo es «puro teatro» como decía La Lupe?

R.- Soy muy teatrera, con mis amigos hacemos coreografías, videoclips.

P.- ¿De pequeña quería ser Rafaela Carrá?

R.- Quería ser Ana Torroja, me disfracé de ella en el colegio y los niños decían: «vas de puta»…

P.- ¿Le interesa Madrid como ciudad?

R.- De hecho busco piso en Madrid, ponlo por si alguien me lo quiere alquilar. Me gusta Chueca, Malasaña y La Latina.

P.- ¿La ha descubierto del todo?

R.- Pasé una semana grabando un disco y descubrí que es una ciudad muy chula.

Compartir:


«Es bueno ser un poco soñador»

marzo 6th, 2007 - Sin categoría - Sin comentarios

Por: RAFAEL MARTÍNEZ-SIMANCAS

RETRATO
Origen. Madrid, 1969. Currículo. Con 16 años empieza a volar en ultraligero. En 1991 realiza un curso de vuelo acrobático en EEUU donde aprende a manejar el avión como si fuera de papel. En 1992 sufrió un grave accidente que no le retiró de los vuelos acrobáticos, al contrario. Es fundador del Centro Avanzado de Vuelo Acrobático, piloto de aviones y helicópteros, y un experto en paracaidismo. Tuvo una agencia de publicidad. Aficiones. «La fotografía y el cine como espectador, y como técnico». Debilidades. «Ser demasiado buena persona». Virtudes. «Honestidad y sencillez». Defectos. «Un pelín de intransigencia, y muy impaciente».
———————————————————————————

Para volar tan rápido y hacer piruetas hay que tener los pies bien sujetos en la tierra, Alejandro los tiene. Es un tipo que ama el silencio y que trabaja en el filo de lo imposible, su avión es el camello que se cuela en el ojo de la aguja. Arriba está solo, para volar no hace falta llevar compañía. Su vida es pura letra de Mecano: «Entre el cielo y el suelo hay algo…».
Pregunta.- ¿Su oficio es de: pá habernos matao?

Respuesta.- (Risas)… No creo que más que otros. Todo el mundo piensa que lo relacionado con el aire es más peligroso, no deja de ser un tabú.

P.- ¿Practica un deporte de riesgo?

R.- El riesgo es venir al deporte, a veces es más arriesgado el camino al aeródromo que luego volar. Si un deporte no es de riesgo no resulta interesante.

P.- ¿Es bueno despegar y despegarse?

R.- Nadie sería interesante si sólo tuviera los pies en la tierra. Es bueno ser un poco soñador y despegarse.

P.- ¿El suyo es un oficio de soledad?

R.- La soledad está en uno mismo y yo me siento completo, incluso aprecio los momentos de soledad.

P.- ¿Arriba sólo manda usted?

R.- Arriba eres el rey de todo, claro. Cuando vuelas experimentas placer que puede estar relacionado con poder.

P.- ¿El hombre manda en la máquina?

R.- Sí, pero no olvidemos que la máquina puede fallar y eso es un problema.

P.- ¿Las cosas pasan muy deprisa?

R.- Y el tiempo es distinto pero también uno se acomoda a la celeridad. El tiempo es subjetivo.

P.- ¿Nota el efecto de la relatividad?

R.- Paradójicamente, cuando las cosas pasan muy rápido, la mente se ralentiza y es capaz de masticar más en menos tiempo.

P.- ¿Es el barón rojo de Las Rozas?

R.- No me gustaría porque fue famoso por derribar y matar gente. Soy una persona muy pacífica.

P.- ¿Y el toro que lleva en el avión?

R.- Es un signo de identidad español que me gusta mucho. El toro es fuerza, voluntad y carisma. Me gusta sentirme español, quizá por genética.

P.- ¿Los Mclean no son de Lavapiés precisamente?

R.- Pues sí, bastante, llevamos tres generaciones aquí. Mi bisabuelo escocés decidió que España era mejor que Escocia.

P.- ¿Descarta poner una gitanilla en el salpicadero?

R.- Eso sería ser localista, en mi caso es lo contrario.

P.- ¿Y un ‘papá no corras’?

R.- (Risas). Esperaría tener lo contrario, un ‘papá corre mucho y gana’.

P.- ¿Hay placer en el riesgo?

R.- Por supuesto, la adrenalina es placer, ver cómo tu cuerpo y tu mente lidian con el riesgo.

P.- ¿Vuelve a casa relajado?

R.- Físicamente sí aunque la cabeza nunca para de dar vueltas. Disfruto mucho de la chimenea, del salón y de ver una buena película.

P.- ¿Es un hombre con alas?

R.- Seguro, sí.

P.- ¿O pájaro con avión?

R.- Un pájaro con avión sería un ser frustrado, un hombre con alas es todo lo contrario.

P.- ¿Tiene vista de águila?

R.- Más que vista de águila, percepción… este tipo de trabajos tiene ventajas que uno traslada a la vida diaria.

P.- ¿Su avión es perfecto porque sólo cabe uno?

R.- En realidad sobro yo (risas)… ninguna máquina es perfecta, todas pueden mejorarse.

P.- ¿Qué es Madrid desde arriba?

R.- Desde el aire Madrid es una gran ciudad en crecimiento.

P.- ¿Arriba no hay atascos?

R.- Pero sí muchos controles aéreos, unas normas muy estrictas.

P.- ¿Ha visto angelitos tocando la lira?

R.- No he visto angelitos, pero me los imagino… hay días en los que por la forma de las nubes estar en el aire se convierte en una tremenda metáfora.

P.- ¿Pasa miedo como pasajero?

R.- A veces sí, no por volar, sino porque no tengo control sobre lo que está pasando. Incomoda no saber lo que pasa en cabina.

P.- ¿Si le dejaran un avión comercial, el aterrizaje sería distinto?

R.- Probablemente… quizá sería más rápido, los pasajeros iban a ahorrar mucho tiempo.

P.- ¿Cuanto más vuela más miedo?

R.- Al final no deja de ser una cuestión estadística… también a más años vivas menos te van a quedar.

P.- ¿No sería más tranquilo ser campeón de futbolín?

R.- O jugar al ajedrez. Lo más relajante es aquello que más te apasiona.

Compartir:


‘Está subiendo el mal gusto’

marzo 5th, 2007 - Sin categoría - Sin comentarios

Por: RAFAEL MARTÍNEZ-SIMANCAS

RETRATO

Origen. El Picazo (Cuenca). 1943 Currículo. Coordinador de los cursos de Maestres Salas y de Sumillieres que imparte la Cámara de Comercio de Madrid -una referencia en la materia-, es diplomado en control de calidad, además de funcionario del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Trabaja en el Centro de Fermentaciones Industriales.

Aficiones. «La música. Me hubiese gustado poder estudiar algún instrumento».
Debilidades. «Leer. Leo en el Metro un par de libros al mes».
Virtudes. «Soy amigo de mis amigos. Me gusta ayudar a los que empiezan».
Defectos. «Tengo salidas de pata de banco, aunque luego pido perdón».

———————————————————————————–

Tiene pasión por el vino, al que cuida como un ser vivo. Lleva años investigando y trabajando en su promoción. En su trayectoria ha visto cómo España, y Madrid en particular, ha logrado hacer unos vinos de notoria calidad. Cuando no mete la nariz en las copas por razones profesionales le gusta cantar: «Tengo la voz bien colocada y por lo menos no resulta desagradable». Ironías de la vida, Etelvino vive en el camino de los Vinateros, que ya es casualidad.
Pregunta.- ¿Madrid tiene un buen vino?

Respuesta.- Sí, pero falta darlos a conocer. Hace años sólo se conocía el Rioja, apenas se conocían los Ribera del Duero.

P.- ¿Cuál es la dificultad?

R.- Madrid tiene un handicap enorme, todos los vinos de España están aquí.

P.- ¿El clima que tenemos es bueno?

R.- Claro, es un clima continental que tiene sol suficiente.Hay que cuidar los viñedos de Madrid y el proceso de elaboración.

P.- ¿Conoce viticultor rico?

R.- Hay un dicho: abuelo viticultor, padre bodeguero, y sólo vivirá el hijo. Ser viticultor da prestigio.

P.- ¿Mola tener un vino propio?

R.- Mucha gente se apunta por lo bien que queda, desde Bertín Osborne a Butragueño. No creo que pretendan hacerse ricos.

P.- ¿Influye la mala uva del tráfico?

R.- (Risas). Tenemos buen vino teniendo mala uva En serio, tenemos buenas variedades de uva.

P.- ¿Qué le parece un Ribera M-30?

R.- Me gustaría que los vinos de Madrid fueran más conocidos, si la etiqueta Ribera M-30 vende, perfecto.

P.- ¿El enólogo es un mago?

R.- No me gusta, incluso me molesta. El enólogo aplica el gusto, no la magia, suena a polvos mágicos.

P.- ¿Pero influye en las ventas?

R.- El enólogo hace un buen vino y el sumiller es quien se encarga de venderlo.

P.- ¿Consigue trabajar y salir incólume?

R.- Desde que me dedico más al vino intensamente, me he mareado menos veces, de joven bebía indiscriminadamente.

P.- ¿No conoce la resaca?

R.- No, porque elijo el vino, me tomo dos o tres copas y no pasa nada.

P.- ¿Algún pedal de juventud?

R.- Sí, después de tomar un par de vinos lo estropeaba todo con un whisky.

P.- ¿El vino no es tan malo?

R.- El vino sirve para que se alegre el corazón. Aunque nunca haré propaganda para que la gente se emborrache.

P.- ¿Es un estado de ánimo?

R.- Lo tomo siempre por placer pero en compañía. Nunca he bebido solo, me dan pena los que comen y beben solos.

P.- ¿Es el Bond de los vinos?

R.- No me gusta presumir pero en un bar me quisieron dar un tinto caliente y mi mujer desveló quién era. Quedamos tan amigos.

P.- ¿Le irrita el tinto de verano?.

R.- Sí por un lado, pero por otro me da alegría, al menos consumen vino en vez de tomar otra cosa.

P.- ¿Un Vega Sicilia con gaseosa?

R.- En un restaurante de Valladolid vi a un matrimonio pedir un gran vino con gaseosa. El maître les convenció para que no lo hicieran.

P.- ¿Pasa los controles de alcoholemia?

R.- Perfectamente. Consumir un sorbito cuando comes no eleva la tasa en sangre. Hay que metabolizar de forma reposada.

P.- Si baja el vino, ¿qué sube?

R.- Sin duda está subiendo el mal gusto, se mezclan bebidas espantosas con la comida.

P.- ¿Hay que educar el paladar?

R.- Claro, la primera cerveza que me tomé no me gustó, ahora sé que es una bebida muy agradable. Al vino hay que hacerse, no deja de ser una solución hidroalcohólica y ácida.

P.- ¿Qué es el maridaje?

R.- Aprovechar un buen vino con un plato para sacarle el mejor sabor.

P.- ¿El maridaje evita el divorciaje?

R.- Sí, la verdad es que sí.

P.- ¿Hay que desconfiar del abstemio?

R.- Hay que desconfiar porque el vino es cultura española. Tendríamos que aprender a beber mejor.

P.- ¿Hay mucho fantasma que dice saber?

R.- En ocasiones he pasado vergüenza ajena, gente que no tiene ni idea y les escuchas opinar. Como el cliente siempre tiene razón

P.- ¿Colecciona botellas?

R.- Sólo tengo cuatro de colección, las tres primeras del primer vino que embotellé, que no las abriré nunca, y un Vega Sicilia regalo de Anadón, el enólogo de aquellas bodegas.

P.- ¿Su mejor botella?

R.- La que me regaló el marqués de Murrieta cuando me casé, para que la abriera cuando mi primer hijo cumpliera dieciocho años.

Compartir:


«Me vendería al mal si pagara bien»

febrero 27th, 2007 - Sin categoría - Sin comentarios

Por: RAFAEL MARTÍNEZ-SIMANCAS

RETRATO
Origen. Madrid, 1980. Currículo. Licenciada en Humanidades y Periodismo, máster en Política Internacional. Se dio cuenta de que los jóvenes de su generación compartían una inquietud: «¿Qué hago de mi vida, joven y con buena formación, pero sin trabajo?». Habla cuatro idiomas y checo «para sobrevivir». Trabajó en una librería y tuvo varios empleos precarios en los medios. Aficiones. «Viajar, el cine y leer compulsivamente». Debilidades. «Lloro cuando en Casablanca tocan la Marsellesa». Virtudes. «Energía, perseverancia y creatividad». Defectos. «La impaciencia y el deseo de abarcar muchas cosas».
————————————————————————————–

La generación de sus padres se crió con eslóganes de mayo del 68: «Prohibido prohibir», o «La imaginación al poder». La que le ha tocado vivir a Marta es muy distinta, se crió con La Bruja Avería y con aquella canción: «¡Qué tiene esta bola que a todo el mundo le mola!». Con las vivencias de una chica joven, políglota, máster pero en paro, ha escrito La Generación Precaria (Espejo de Tinta). Obra dedicada a mileuristas y otros supervivientes de la sociedad del bienestar.

Pregunta.- Dicen Estopa: «¡Qué mal repartido está el mundo desde el primer mes de enero!». ¿Lo comparte?

Respuesta.- ¡Sí!, en mi libro hay una frase que dicen los Estopa en los conciertos: «No a las ETT y a los parquímetros».

P.- ¿Le afectan los parquímetros?

R.- No conduzco, aunque como peatón agradezco que haya un control de las dobles filas (pero echo en falta una preocupación municipal por otros problemas).

P.- ¿Le gustan las inauguraciones?

R.- Comprendo que para los políticos les resulte muy bonito, pero Madrid es una de las ciudades europeas con más licenciados en paro. A Gallardón le gustan las ovaciones.

P.- ¿Ha dicho oraciones u ovaciones?

R.- Me refiero a los aplausos y las banderitas, cada vez convence menos el político que besa a los niños para la foto (ahora le da un beso al casco del obrero).

P.- ¿La realidad está en la calle?

R.- Muchas veces, tanto libro y tanta universidad te aleja de lo que pasa.

P.- ¿Tiene un punto de líder social?

R.- (Risas) No, estamos acostumbrados a que un político nos salga rana. La política no ha sabido convencernos a los jóvenes.

P.- ¿Hay otro mundo pero es más caro?

R.- Podría ser: hay otro mundo posible que pasa por pringarse e intentar cambiar las cosas. Pero a veces resulta más rentable ponerle el micro a los «garrulos» de Alcorcón.

P.- ¿Me lo puede explicar?

R.- Se da eco a seres incultos que nos venden como prototipo del joven de hoy.

P.- ¿Es una imagen perversa?

R.- Los jóvenes son los que más van al cine, los que más leen, los que más van al teatro.

P.- ¿La sociedad del bienestar es utopía?

R.- Los jóvenes que no tienen piso, ni trabajo, la ven como una sensación de ansiedad.

P.- ¿Qué fue de La Bruja Avería?

R.- La Bruja Avería fue nuestra niñera en las mañanas de los sábados. En su día hubo firmas para que volviera y lo que hicieron es ponerla en fascículos para sacar pasta.

P.- ¿Recuerda sus consejos?

R.- Sobre todo cuando decía: «¡Viva el mal, viva el capital!», no se equivocaba…

P.- ¿Avería había sido novia del Che?

R.- La globalización es un desastre, las camisetas del Che se venden junto a las de Ronaldo y Fidel Castro sale en chandal.

P.- ¿Es muy antisistema?

R.- Hay que serlo. Más que intentar cambiar el mundo lo que buscamos es que nos haga un sitio.

P.- ¿Quemarán la Bolsa con antorchas?

R.- No, la violencia no es el camino. En mayo del 68 los que estaban en las barricadas acabaron en la Sorbona dando clases.

P.- ¿Pasará lo mismo con usted?

R.- Me vendería al mal si pagara bien (risas), pero es que ni siquiera el mal te ofrece un contrato como Dios manda.

P.- ¿Lo precario es perenne?

R.- Ése es el riesgo, no existe el trabajo para toda la vida como en las películas de Garci.

P.- ¿Qué va a ser de mayor?

R.- Este año seré escritora, pero como de eso no se come…

P.- ¿El mileurista es un superviviente?

R.-Mileurista trata de definir a una generación con la cifra de lo que los jóvenes ganan. No es justo.

P.- ¿Dos mileuristas, dos pobres juntos?

R.- ¡Sí!, exactamente. Ahora se dan besos para ver si tienes a alguien con quien compartir hipoteca.

P.- ¿Su experiencia con el Príncipe Azul?

R.- También muy precaria, no son fiables.

P.- ¿Quién les defiende?

R.- Nosotros mismos. Nos quejamos del acceso a la vivienda, de la tasa de temporalidad tan alta. La gente se organiza en internet para cambiar las cosas.

P.- ¿Cree en la revolución?

R.- Si todos los becarios no fueran a trabajar, ¡a ver cuántos informativos saldrían!

P.- ¿Cuál sería su bandera?

R.- Los iconos son un peligro, se pueden inventar «La semana fantástica de la rebelión» y se estropea todo.

P.- ¿Madrid es ciudad precaria?

R.- Aquí viven los futbolistas que más cobran del mundo junto a una pobreza preocupante.

P.- ¿Esperanza Aguirre les entiende?

R.- Dicen que no llega a fin de mes, le diría que echara un vistazo a la nevera de un precario que vive en un piso compartido.

P.- ¿Cuánto dinero lleva encima?

R.- Cincuenta euros, me tengo que comprar el abono transporte.

Compartir:


«El hombre, en general, está tonto»

febrero 26th, 2007 - Sin categoría - Sin comentarios

Por: RAFAEL MARTÍNEZ-SIMANCAS

RETRATO
Origen. Almoguera (Guadalajara), 1948. Currículo. «No soy doctor en nada, estoy formado en la universidad de la calle». Es diseñador y calígrafo desde 1972. El primer contacto con la imprenta lo tuvo siendo alumno de los Salesianos de Atocha. Comparte con su mujer (restauradora de papel) la pasión por la letra y la búsqueda de objetos para su extensa colección. Aficiones. «Los trabajos manuales: puedo ser fontanero, carpintero, electricista y zapatero». Debilidades. «El tiempo tranquilo y reflexionar, siempre acompañado de la lectura». Virtudes. «No sé, no me atrevo…». Defectos. «Soy propenso a la cólera llegado el caso».

——————————————————————————————-

CON MUCHA CARA / «Un ‘graffiti’ en una pared me produce un revulsivo total» / «Como decía Mangel, dentro de poco, leer un libro será algo sospechoso» / «Me carteo con colegas que responden con unos sobres con la caligrafía muy esmerada» / «Tenemos que hacer las cosas y además hacerlas bien. Hasta en el amor» / «A mí no se me caen las uñas»

RAFAEL MARTINEZ-SIMANCAS

Javier García del Olmo maneja la pluma y la ironía con facilidad, es un diseñador gráfico instalado en la era digital, pero en realidad podría ser también un pendolista de los antiguos, de aquellos que hacían de la caligrafía un arte. Su mano es capaz de dibujar múltiples tipos de letra. Esa virtud justificaría la entrevista pero es que, además, posee la mayor colección de Europa de objetos de escritura, más de 50.000 piezas (libros y útiles de la tipografía). Una colección privada que pide a gritos estar en un museo al alcance de todos.

Pregunta.- La letra es perfecta, ¿nosotros no?

Respuesta.- Es una cuestión de educación, quizá el español en países del norte de Europa se asuste ante el orden… a veces se potencia al graffitero.

P.- ¿Le molestan los graffiti?

R.- Un graffiti en una pared me produce un revulsivo total, puedo montar en cólera.

P.- ¿Bill Gates mató a la caligrafía?

R.- La democratización de la tecnología ha fomentado que alguien compre una cámara y piense que es fotógrafo, o que es diseñador.

P.- ¿La trampa es la tecnología?

R.- La gente se deja llevar por un sistema de consumo, en el fondo se añora el tiempo plácido, la conversación lenta (¡eso existe!).

P.- ¿Hay que saber buscar el interlocutor?

R.- También se puede hablar solo como en Fareninght 451… Un hombre, un libro. Como decía Mangel, dentro de poco, leer un libro será algo sospechoso.

P.- ¿Escribir a mano será delictivo?

R.- Eso es una broma y, como toda broma, tiene su miga.

P.- ¿Hemos dejado de valorar la escritura?

R.- Porque lo que se posee no se aprecia.

P.- ¿Por qué desaparecieron los plumines?

R.- Porque los métodos de enseñanza cambiaron, los métodos de hoy son horrorosos, un niño no puede aprender a escribirhaciendo palitos y círculos.

P.- ¿Sus cartas son a mano?

R.- Lo intento, cada vez menos. Eso sí, me carteo con colegas que responden con unos sobres con la caligrafía muy esmerada.

P.- ¿Es persona ordenada?

R.- ¡Ya me gustaría! Me conformo con tener las cosas a mi alcance y encontrarlas.

P.- ¿Qué placer le aporta coleccionar?

R.- Lo que más me gusta es coleccionar tratados y manuales de la enseñanza de la escritura, también plumieres y tinteros.

P.- Volvamos a los trabajos manuales.

R.- Un amigo, Juan Bordes, sostiene que en los trabajos manuales infantiles está el concepto de iniciación del arte contemporáneo.

P.- ¿La prisa no va con usted?

R.- Me gustaría trabajar más lento, lo que está ocurriendo es una barbaridad, se publica con errores para cumplir con una fecha.

P.- ¿Dónde está el error?

R.- El hombre, en general, está tonto. El hombre hace muchas «tontunas».

P.- ¿Madrid tiene memoria?

R.- De los escribanos de los Austrias no queda nada, salvo algunos coleccionistas privados como Lázaro Galdiano o la Biblioteca Nacional.

P.- ¿Por qué no crea un museo?

R.- En eso estamos… he tenido algún encuentro con el Ayuntamiento, pero los políticos son efímeros, duran cuatro años.

P.- ¿Podrían hacer más los políticos?

R.- Tierno Galván creó la imprenta artesanal del Ayuntamiento, que es un patrimonio para los madrileños.

P.- ¿Cómo se llamaría su museo?

R.- Lo tengo claro: Museo de la Caligrafía y Arte del Libro.

P.- ¿Los niños desconocen estos objetos?

R.- Alguna persona que ha venido a mi despacho me ha preguntado qué es una plumilla. Hay una generación que no conoce los instrumentos de escritura.

P.- ¿Se perderá ese arte para siempre?

R.- Es curioso: Estados Unidos (país que nos lleva la delantera tecnológica) está recuperando los valores de la caligrafía.

P.- ¿Los americanos son los nuevos monjes?

R.- Sí, unas élites profesionales la cultivan y se preocupan por la caligrafía.

P.- ¿Sus objetos están asegurados?

R.- ¡Ya empezamos! No tengo objetos de oro y plata.

P.- ¿El placer es guardar o enseñar?

R.- Compartiendo, que es una manera de enseñar, se disfruta más.

P.- ¿Es usted el Gutenberg del barrio de Salamanca?

R.- (Risas) Le acepto la broma, claro.

P.- ¿Cómo sale una buena letra?

R.- Con autoridad y con disciplina, tenemos que hacer las cosas y además hacerlas bien. Hasta en el amor.

P.- ¿La letra con sangre entra?

R.- Es un axioma de la enseñanza victoriana inglesa, es algo muy cruel.

P.- ¿El mejor consejo?

R.- Lo que decía Quintiliano: hay que escribir despacio para poder escribir deprisa.

P.- ¿Quién limpia su colección?

R.- Yo; a mí no se me caen las uñas.

Compartir: