Entradas en la categoría ‘General’


La saeta

abril 6th, 2009 - General - 2 Comentarios

Rito milenario de la primavera: olor, tambor y luna.

Dentro de la catedral de Málaga un obispo espera “a porta gayola” la llegada de una cofradía.

semana-santa-2009-055.JPG

Dios llama a la puerta con los nudillos, y las puertas se abren de par en par porque a Dios no se le puede abrir un poco.

Es la fe la que abre las montañas.

semana-santa-2009-057.JPG

Aquí tenéis toda la fuerza de la saeta que escribió Machado: fe religiosa, creencia popular y la fuerza del mito.

 semana-santa-2009-065.JPG

El Dios primavera iba vestido de blanco el Domingo de Ramos, cientos de nazarenos arrastraban sus pies sobre el mármol y la cera.

A la muerte es costumbre no dejar que la gente vaya sola, de ahí que se monte el cortejo de un faraón.

semana-santa-2009-075.JPG

Yo estaba allí, hice esas fotos. Olía a flor de naranjo y a incienso, también a túnica almidonada y un coro le cantaba a los tronos.

Compartir:


Mitos consagrados

abril 2nd, 2009 - General - 10 Comentarios

Lo siento, me da mucha vergüenza.

Hay a quién le da vergüenza ver a tipos por la calle con la cremallera bajada, o quién lo pasa mal cuando un orador se atraganta sin tener agua a mano. Los hay que se divierten con las meteduras de pata ajena. Yo siento vergüenza ajena por los mitómanos, no los entiendo, quizá por eso nunca quise completar un álbum de cromos de futbolistas, ¿quienes eran aquellos tipos?, ¡si no hacía coleccionables de las tropas de Alejandro Magno lo iba a hacer de unos gualtrapas!

He descubierto a otro mitómano, jamás pensé que lo sería.

Es él, el hombre de moda, el negro blanco encalado, ese que cada vez se parece más a Josemi Rodríguez Sieiro: Obama. Su máxima ilusión al visitar el Reino Unido era saludar a la reina.

 

 ¡Qué decepción!, somos de la misma quinta, él un año mayor. Yo, en su lugar, hubiera deseado conocer a Kate Moss. ¿Qué pasa? Uno esperaba que el icono de los nuevos tiempos fuera menos caspas.

Y Su Graciosa le regaló una foto de ella con su marido, el bienpeinado Duque de Edimburgo, sin marco pero diciéndole dónde hay un chino en el que los venden a buen precio.

¡Qué desastre!, estos de los nuevos tiempos son más tristes que el sastre de Kruschev.

P.D.- Su Graciosa ganaría un concurso de caniches, sin duda.

Compartir:


Toc, toc… ¿Hay alguien?

abril 1st, 2009 - General - 9 Comentarios

He tenido que apartar una tupida tela de araña, luego he podado unas hierbas que habían crecido tan fuertes como rebeldes, así he llegado hasta la clave pero después de tanto tiempo había olvidado la contraseña, ¿será mi nombre, será mi deseo, será mi circunstancia?, ¿a quién se lo podía preguntar?

Pero lo cierto es que he vuelto y ahora, como el viajero que regresa, todo me suena a nuevo y las caras me parecen extrañas, ¿serás tú?, déjame que te vea de cerca. No sé. Dudo.

Haré una cosa, me fiaré de mi sentido del olfato para descubrir si son olores conocidos o si me he equivocado de laberinto. Mientras miro juego a las sombras con mi bastón.

El caso es que he podido entrar, no sin esfuerzo, y que la palabra secreta me ha devuelto a este mundo oculto de amigos cruzados. No espero nada, sólo que alguien ande por ahí. Y que ese alguien no sea Moltó por favor.

Buenas tardes tenga usted.

Compartir:


La compra

marzo 3rd, 2009 - General - 6 Comentarios

Entré en el hipermercado de las palabras agarrado a un carro de los que tienden a irse hacia los lados, (creo que los fabrican de esa manera para que no vayas tan rápido).

Iba con una lista de palabras imprescindibles pero me topé con varias ofertas, pensé que tampoco sería tan malo coger un taco, luego un adjetivo y un par de verbos transitivos. Me hacía falta un subjuntivo pero ya los habían agotado todos, ¡qué leche!

Una amable chica en patines me ofreció unos artículos que seleccioné al tuntún porque eran indeterminados y de esos conviene siempre tener en la despensa. Luego me dirigí hacia los congelados donde estaban las palabras de amor, pero no cogí ninguna porque se me da muy mal descongelar los sentimientos, los prefiero hacer yo y a ser posible a fuego lento.

Epítetos había a buen precio, y pleonasmos de locutor también, y un ramillete de pretéritos imperfectos recién cortados con olor a tierra mojada. De esos cogí de todo un poco hasta llenar el carrito.

letras.jpg

Con mis palabras enfilé hacia la caja; quise pagar con la tajeta pero no me dejaron porque no admitían números, así que saqué lo suelto del bosillo, casi todo era calderilla y así estuve, medio mudo, hasta que pude meter la lengua en la ranura del diccionario automático. Era primeros de mes, tenía saldo.

 cajero-automatico.jpg

¡Hay que ver cómo suben los precios!, la crisis será, pero a este paso me compro las vocales y las consonantes sueltas. Hablaré como un tartamudo pero me saldrá más a cuenta. Pobres alemanes que tienen palabras tan largas, claro por ahí arriba deben notar mucho más la recesión.

Compartir:


Después de todo

febrero 13th, 2009 - General - 5 Comentarios

iphone-006.JPG

Después de todo no te marches dejando las colillas porque siempre me pasa lo mismo.

Después de todo nunca me gustó que no fueras capaz de dejar de fumar,

ni que no dejaras de mirar de esa manera.

Después de todo me faltaron cuatro frases

para acabar este diálogo que se quedó a medias

pero con el sabor del arroz con leche y un espera.

Te dije que ibas demasiado deprisa

después de todo no caí en la cuenta

de que eras una piloto de Fórmula 1

metida a cazadora de vientos y que te peinabas

con las dudas unos tirabuzones interminables.

Después de todo te olvidaste de llevar estas palabras

pero en los bolsillos de tu abrigo había nubes de prisa,

volaste, volaste y yo me quedé aquí.

Me quedan el humor, también estas palabras.

No estuvo mal, es cierto.

Después de todo el adiós se consumió en el cenicero,

pedí la cuenta, pagué, y coloqué tu silla

como si nunca nadie se hubiera sentado allí.

Dicen que andas por los bares como un suspiro

porque, después de todo, te olvidaste de recoger el humo,

y de darme las gracias. Es igual, cerré tu cuenta,

volví sobre mis pasos y las huellas me reconocieron

como si fuera un tránsito conocido hacia el futuro.

La propina de tu adiós me la quedé yo.

Compartir:


Una llamada perdida

febrero 6th, 2009 - General - 14 Comentarios

Cualquier hora es buena para recibir una noticia aunque los grandes acontecimientos no saben de protocolos y se producen en cualquier momento. En los hospitales dicen que la gente tiende a morirse de madrugada, como si les costara pagar la factura de su propia luz y el cuerpo se dejara vencer por la inercia de una dinamo que se afloja. Pudiera ser. También es verdad que nacemos en cualquier momento, así que el reloj además de ser un convencionalismo lo único que sirve es para saber cuándo llega la hora de comer, aunque ese momento te lo adelantan las tripas de oso haciendo sus habituales borborigmos desacompasados.

iphone-002.JPG

Supongamos que eran las 15.51 y aceptemos que a esa hora sonó el teléfono.

¿Y qué?, ¿acaso quiere decir algo la referencia reloj/llamada?, no creo, no creo que sean dos vectores complementarios sino dos flehcas que tiran cada una para un lado.

Pero el teléfono sonó y lo dejé de atender con ciera apatía, vi como temblaba con espamos de pez de río en la cesta del pescador. Luego quedó el mensaje habitual.

iphone-003.JPG

Una llamada perdida puede ser una oportunidad desaprovechada, lo sé, pero tampoco lo quería coger porque no me da la gana hacerle caso siempre al aparato móvil. Cada uno conoce bien su aparato, ¿y si era alguien que se había equivocado?, ¿y si era alguien que me quería hacer un sondeom demoscópico?, ¿O Rajoy que me invitaba a comer en esa campaña de hablar con el pueblo?

Sonó, vibró, hizo el pez hasta quedar muerto, pero no lo cogí.

Cantaba Sabina que a veces gana el que pierde a una mujer, y yo pensé que ganaba por no cogerlo. Pero no me gusta que diga “llamada perdida” cuando a veces el perdido soy yo.

Viernes de febrero, nieva. Quizá era eso: el hombre del tiempo que me alertaba de los riesgos.

Ahora todo es móvil: ¿cómo se las apañaban antes?, sin duda que abandonar la señales de humo fue un retraso en la historia de la humanidad.

Nota.- Por favor, si eres tú vuelve a llamar. 

Compartir:


NOTA

febrero 6th, 2009 - General - 2 Comentarios

Esta página ha tenido que pasar de Lycos a Strato, de servidor a servidor. Y “servidor”, es decir yo, se ha quedado sin contacto con el mundo exterior durante unos días.

Lamento la ausencia pero ahora todo será presencia porque vuelvo a estar sentado en la puerta de casa viendo la vida pasar. A partir de ahora se admiten todo tipo de comentarios.

 

El blog sigue, gracias a todos/as.

Compartir:


Una de piratas

enero 29th, 2009 - General - 23 Comentarios

Pon la canción de Serrat: “todos los piratas tienen…”

iphone-004.JPG

Y llegarás a la idea de que uno se hace pirata cuando le han roto el corazón, si eso no ha ocurrido te quedas en guardia o en marino mercante.

Todos los piratas tienen en común que miran mal, beben mucho, hablan poco, se pelean, caminan con cierta cojera, tienen tendencia a llevar un loro sobre el hombro, se llevan mal con los tiburones y comen cualquier cosa en la cubierta del barco. Y, siempre, siempre, están dispuestos a entrar en combate.

iphone-003.JPG

Pero son libres aunque acaben en el fondo del mar porque no tienen teléfono móvil, ni hipoteca, ni tienen que hacer la cama o lavarse los dientes. Por eso duran poco y mueren en extrañas circunstancias. Por eso les tenemos cierta admiración y, si pudiéramos, nos daríamos una vuelta por esos garitos donde beben ron a morro, quizá para jugar a las cartas y verles sonreir con esa boca a la que le faltan casi todos los dientes.

La culpa la tiene el mar que vuelve tarumba a quienes lo trabajan. Del mar sólo puedes salir sirena o pirata.

Compartir:


La buena dirección

enero 24th, 2009 - General - 12 Comentarios

Los políticos no se cansan de pedir que entre todos echemos una mano para salir de la crisis. Y me pregunto si mi mano, (ahí abajo), fuera capaz de solucionar conflictos en qué se ocuparía primero. Pongamos que esa mano en gesto copiado al del hombre de la capilla Sixtina logra tocar al Dios generador. ¿Qué le pediríamos antes, que se terminara el paro o que los niños asesinados en Gaza volvieran a nacer?, ¿Seríamos tan mezquinos como para pedirle un premio en un sorteo, o usaríamos la mano para solicitar que la paz fuera un bien protegido?

  iphone-004.JPG

¿Qué derecho tengo a malgastar mis deseos cuando a otros le hacen mayor falta que se cumplan?. Si llegado el caso la punta de mis dedos alcazaran el cielo, sin necesidad de coger un avión descapotable, me sentiría con una responsabilidad enorme. A veces pienso que ese hombre que pintó Miguel �?ngel lo que estaba era pidiendo una caña, algo terrible y ligero pero a veces muy necesario.

Menos mal que somos limitados, limítrofes y de cartografía plana. Menos mal.

Pudiera ser que la punta del dedo sea la flecha que indica el camino del deseo. No tengo quién coja mi mano así que de momento no me siento responsable de nada, soy una figura más de la Creación, otro que se cree un ser único.

Nota.- (para Victoria: me dispongo a enseñar otras partes de mi cuerpo para saciar tu curiosidad. Es verdad que tengo los órganos un poco sueltos, tendré que comprar pegamento).

iphone-001.JPG

Compartir:


Obama y yo

enero 22nd, 2009 - General - 5 Comentarios

Zapatero está muy contento con Obama, tanto que se ha puesto cursi y poco más ha dicho que Obama gobierna en coalición con el PSOE. Nuestro presidente es pasional infantil pero cada uno tiene sus recursos.

Obama es la vitamina OB, aquello que se necesita para regenerar los cuerpos en mal estado, y en peor Estado. Esa vitamima es la que tiene que generar el mecanismo de la ilusión colectiva. ?l lo sabe y Michelle también, por eso bailaron pegados después de un día agotador.

Obama y yo somos del mismo mes, igual año. Pero yo nunca habría sido capaz de generar un sueño, tan sólo los ronco para dolor de mis vecinos.

Ahora tiene que cerrar Guantánamo que es la vergÌenza de la Justicia universal, pasar el trapo por encima de la mesa de Bush, hacerse con las claves del maletin nuclera y amar a Michelle sin que el Estado le reste ganas de bailar con ella. Mientras bailen juntos el mundo estará tranquilo.

Me gusta que los niños hayan vuelto a la Casa Blanca, me gusta que dos personas guapas sean la cara del país más poderoso del mundo. A partir de ahí todo está abierto.

Lo vamos a ver y a vivir juntos

¿Bailas?, ¿aunque sea el último baile que nos quede antes del silencio de la recesión? Yo sí, encantado, mi nombre es Rafael.

Compartir: